Nacional de Asfalto

- Kevin Muñoz

OPINIÓN: El camino a seguir

El título de Pepe López es la demostración de que apostar por los jóvenes talentos no sólo es fructífero, si no que debería ser una obligación para las marcas.

Una temporada, confianza y un gran equipo detrás es lo que le ha bastado a Pepe López para convertirse en el nuevo campeón de España de rallyes, un éxito certificado anoche en La Nucía y que puede redondearse dentro de un par de semanas en el Jarama con la corona del Supercampeonato.

Los títulos nunca son fáciles de cosechar, y aunque la cara visible de este éxito sea el joven piloto madrileño, obviamente, detrás de estos hay muchas personas claves para conseguir llevarse a la saca el cetro de campeón. Por lógica, su copiloto, el gran Borja Rozada, un jornalero del copilotaje, una de esas personas que siempre da gusto cruzarse en las asistencias, querido por todos los que conforman esta gran familia de los rallyes y que nunca tiene una mala palabra para la prensa.

El título también es suyo, tanto como del artífice e ideólogo del equipo Sports&You, Zé Pedro Fontes. El portugués rescató a Pepe casi del olvido el año pasado, le dio la confianza y el madrileño le respondió como debía, ganando. Unión ganadora, y campeona, la que han formado ambos y que este año les ha convertido en la referencia en nuestro país con un C3 R5 que cada día va a más.

ReBK F. Goce

La otra pata importante de este éxito viene de la casa madre, Citroën. Después de más de una década alejado de los tramos en España, uno de los fabricantes históricos de nuestros rallyes decidió apostar por el proyecto que López y Fontes les presentaron, y la apuesta no les ha podido salir mejor.

Centrando sus fuerzas, de inicio, en el supercampeonato, las victorias en el asfalto les llevaron a incrementar su presupuesto y luchar también por un Nacional que les ha devuelto la gloría que dejaron atrás en 2006 de la mano de Dani Solà y que con anterioridad y asiduidad habían alcanzado con Dani Sordo, Chus Puras -al que Citroën también nos trajo de vuelta al CERA este año- o Luis Climent.

Ojalá esta corona, que salvo sorpresa mayúscula en Madrid será doble, consolide la apuesta de la filial española de Citroën por los rallyes y, sobre todo, anime a otras marcas a invertir en un campeonato que necesita de fabricantes de este calibre para seguir creciendo y, de paso, dando oportunidades a la fructífera cantera de pilotos españoles.