Rallyes

- Laura Martín

Diez años sin Colin McRae

Hoy, 15 de septiembre, se cumplen 10 años del fallecimiento del mítico piloto que marcó un antes y un después en el Campeonato del Mundo de Rallyes.

El escocés alcanzó el título de campeón del mundo cuando tan solo tenía 27 años, convirtiéndose de esta forma en el primer británico en conseguirlo. No se trataba únicamente de un buen piloto, ya que atraía a las masas y no sólo por sus “manos”, sino también por su carácter.

Su carrera deportiva comenzó en 1980, cuando se proclamó campeón del Scottish Junior Scrambling, en motos, y desde entonces hasta 2002, no pasó un solo año sin hacerse con alguna victoria. Pero el verdadero éxito en los rallyes llegó en el año 1986 con un Talbot Sunbeam en el Campeonato de Rallyes de Escocia. No fue hasta un año después, cuando debutaría en el Mundial de Rallyes en Suecia. Su primera victoria absoluta llegaría a sus 20 años en el Rallye Tweedies, prueba en la que participó con Allison Hamilton, y con la que años más tarde se casaría.

McRae compitió con numerosos equipos y pilotó diversos coches, pero pensar en Colin McRae es pensar en el Subaru Impreza WRC azul, tan característico como legendario. Colin, antes, también pasó por Ford, donde dejó huella con el Sierra RS Cosworth y el Focus WRC.

En 1995 se proclamó Campeón del Mundo de Rallyes y fue compañero de equipo de Carlos Sainz durante muchos años en varios equipos, primero en Subaru, más tarde en Ford y luego en Citroën. 

McRae compitió con el Ford Focus WRC de 1999 a 2002. | McKlein Publishing

Colin McRae sufrió un accidente de helicóptero el 15 de septiembre de 2007. Él mismo pilotaba la máquina en la que viajaban también su hijo y dos amigos, y todos ellos fallecieron en el accidente. Gracias a su talento consiguió convertirse en uno de los pilotos más míticos, legendarios y queridos por el público de los últimos tiempos. Un piloto al que los amantes de los rallyes no olvidamos aunque hayan pasado 10 años e incluso muchos, ni recordemos sus mejores victorias por lo pequeños que éramos en aquel entonces.

Dentro de su legado como piloto nos dejó su palmarés, su valía al volante, sus coches y su frase, conocida por todos, “If in doubt, flat out” (ante la duda, pedal a fondo).

Existen numerosos libros dedicados a su figura, como el que McKlein Publishing ha sacado para rememorar los 10 años sin Colin: “McRae, just Colin”. Puedes adquirirlo haciendo click aquí por 49,90 euros.