Dakar

- Kevin Muñoz

Sébastien Loeb: “Tenemos que afrontar el Dakar con humildad”

El piloto galo intentará dar la sorpresa en Perú con un Peugeot privado de hace dos años.

Después de no poder concluir con victoria su etapa como piloto oficial de Peugeot, Loeb y su inseparable copiloto Daniel Elena afrontan esta nueva edición del Rallye Dakar con nuevas perspectivas. Dentro de una estructura privada y sin la obligación de vencer, el francés puede ser el gran rival de los Mini oficiales de Carlos Sainz, Stephane Peterhansel y los Toyota de Nasser Al-Attiyah y Giniel de Villiers.

"¿Cómo me acerco a las dunas? Aún no lo sé, ¡ese es el problema!" Loeb ha comentado a los compañeros británicos de Autosport. "Tenemos que afrontar la carrera con humildad, teniendo en cuenta que el objetivo es acabar y no quedar atrapados".

"En las dunas, puedes ganar dos minutos, pero también puedes perder fácilmente casi una hora al cometer pequeños errores. Por lo tanto, tenemos que tomarnos nuestro tiempo. Por otro lado, tenemos un coche que no nos permite disminuir la velocidad en las dunas, porque nos quedaríamos atascados, tenemos que mantener el impulso y el proceso con decisión, pero no siempre es fácil. La conciencia de la tierra, es algo que Peterhansel u otros tienen desde hace varios años, y este punto nos falta, por lo que es difícil para mí".

Pocas pruebas previas ha tenido Loeb en esta ocasión para preparar el Dakar. | Naim Chidiac/Red Bull Content Pool

Preguntado sobre este proyecto privado que ha sido capaz de montar a contrarreloj para correr en el Dakar peruano, Loeb ha explicado que fue “una iniciativa mía, pero también es un desafío ligeramente diferente. Nos enfrentamos a las cosas a nuestra manera, no tenemos el apoyo de una fábrica sin límites y ventajas. Aquí estamos más relajados, pero no podemos prepararnos como lo hicimos en el pasado”.

"Creo que hice cinco pruebas de tres días en Marruecos más dos rallyes en 2017, mientras que esta vez solo tengo un día de test. Es diferente, pero tengo la experiencia del pasado que nos ayudará a incrementar el ritmo".

Después de varios intentos sin éxito, Loeb no quiere hacer predicciones antes de esta nueva edición del Dakar. "Ganar.. honestamente, me resulta difícil predecir una carrera como esta. Dado que estoy pilotando un coche de hace dos años, no tengo idea del nivel de este coche en comparación con los vehículos oficiales. Con un recorrido como el de este año, con etapas de 350 km compuestas al 100% de arena, será realmente aleatorio", ha sentenciado el francés.