Dakar

- Redacción

Sainz: El Mini está bien, pero puede mejorar

El Mini Buggy de X-raid será el próximo coche de Carlos Sainz y Lucas Cruz para el Dakar 2019. Un vehículo que el español tendrá que poner en “forma” para que sea competitivo.

La frase que ponemos como título es una típica del madrileño, que ya se ha visto en otras situaciones parecidas ante coches que exigían un desarrollo y evolución evidentes para hacer frente a retos como el Dakar.

Como ya ha ocurrido en tantas otras ocasiones, Carlos Sainz tendrá ahora ante sí el reto de poner a punto un nuevo coche, en cuanto se confirme su firma con Mini. En la edición del Dakar de este año el Mini Buggy, que está esperando al español, no destacó en ningún momento de la competición, y tan solo Miko Hirvonen realizó algunas etapas aceptables, pero en general el debut del coche no paso de discreto.

El Buggy será el coche ideal para afrontar el terreno de dunas en Perú. | Mini

Cuando Sainz y Cruz estampen su firma en el contrato que les ligue a Mini y X-raid, comenzará la cuenta atrás para realizar las pruebas y tests pertinentes con ánimo de hacer al vehículo lo más competitivo posible. El Rallye de Marruecos (4 de octubre) será un test más serio, en el que el equipo debería estar ya más afinado.

Sainz y Cruz han ganado el Dakar con Volkswagen (2010) y con Peugeot (2018), y en ambas ocasiones tuvieron trabajo extra para desarrollar unos coches que nacieron para ganar la prueba. Lo consiguieron. Algo que tendrán que repetir con el Mini Buggy.

El Mini Buggy será el próximo coche de Sainz y Cruz. | Mini