Dakar

- Laura Martín

Sainz: con 2010 en la memoria

El madrileño afronta en cabeza la recta final del Dakar y cada día está más cerca de conseguir un triunfo que ya logró hace ocho ediciones.

Aprovechando que Carlos Sainz va líder de la clasificación del Dakar desde la etapa 6 y que cada día que llega a la meta está un poco más cerca de conseguir su segunda victoria en el rallye-raid más duro del mundo, recordamos ahora cómo fue la edición de 2010 en la que “El Matador” firmó el único triunfo que tiene hasta el momento en esta prestigiosa carrera.

Carlos Sainz es bicampeón del mundo de rallyes, pero además cuenta con cuatro subcampeonatos y cinco terceros puestos en la especialidad. Nadie duda, con este palmarés, que el madrileño es uno de los mejores pilotos del mundo. Pero su espíritu competitivo no le dejó parar ahí, y quiso afrontar un nuevo desafío de peso, el Dakar. En 2010, en su cuarto intento, ganó con un Volkswagen Touareg y con Lucas Cruz a su derecha.  

Fue líder desde la quinta etapa y ganador de dos especiales en aquella 32ª edición, en la que consiguió imponerse sobre Nasser Al-Attiyah (su compañero de equipo aquel año) con una ventaja de 2.12 minutos, la diferencia más corta en la historia de la prueba, y con 32.51 sobre otro de sus compañeros, Mark Miller. Volkswagen puso de esta forma el broche de oro a su participación en la carrera, logrando su primer triplete y su tercer triunfo en el Dakar tras los conseguidos en 1980 y 2009.

Sainz logró su victoria en 2010 al volante del Volkswgen Race Touareg. | Archivo/DPPI

Una larga trayectoria en las carreras

Si algo le sobra a Sainz es experiencia, y es que sabe más el diablo por viejo que por diablo. Si algo ha aprendido en todos estos años y tantas participaciones, es que el Dakar no lo gana quien más corre, que por supuesto hay que hacerlo, sino el que menos problemas tiene. Ya en aquel momento el madrileño supo encontrar un ritmo de carrera seguro y se centró en evitar errores; y eso mismo es lo que parece estar repitiendo ahora, ocho años después.

Sainz ahora no está arriesgando, no tiene la obligación de correr más de lo necesario, ya que cuenta con un margen de casi una hora sobre el segundo, Al-Attiyah (Toyota). Su objetivo ahora es el mismo que en 2010, acabar cada etapa perdiendo el menor tiempo posible con respecto a sus contrincantes para mantenerse en lo más alto de la tabla. Saber gestionar una carrera de este tipo es vital para llegar a la meta en Argentina.

En aquella edición, Sainz "levantó el pie" en más de un ocasión –solo ganó dos etapas–, pero la estrategia le ayudó a conseguir su primera victoria en el Dakar. Esperamos que “El Matador” continúe por este camino y logre llegar a Córdoba el 20 de enero como ganador.

Carlos Sainz es el que mejor resultado está teniendo de los dos Peugeot que quedan en carrera. | Facebook Peugeot Sport