Off road

- Redacción

Marruecos espera a Alonso y Coma

Fernando Alonso y Marc Coma, seguirán sumando kilómetros de prueba con el Toyota Hilux en el Rallye de Marruecos, con la vista puesta en el Dakar.

Después de terminar su aprendizaje en laLichtenburg 400, piloto y copiloto proseguirán sus pruebas con el Toyota Hilux compitiendo en el Rallye de Maruecos, del 3 al 9 de octubre. La pareja española acumuló el pasado fin de semana más de 725 kilómetros sobre diversos terrenos en su primera incursión en competición, completando una sobresaliente experiencia y entrenamiento en la Lichtenburg 400 en Sudáfrica el pasado fin de semana, todo esto después de sus exitosas sesiones de entrenamiento en Namibia y Polonia.

Con casi 1.900 kilómetros de recorrido, el Rallye de Marruecos es la antesala del Dakar, cuenta en su edición 2019 con un diseño de hoja de trébol, con cinco etapas con inicio y final en las cercanías de la ciudad de Fez. Nasser Al-Attiyah y su copiloto Mathieu Baumel con el Toyota Hilux consiguieron la victoria en los últimos tres años.

La acción competitiva para Alonso y Coma en Marruecos arrancará el sábado 5 de octubre con la primera de las cinco etapas competitivas, de 483 kilómetros de los que 436 serán cronometrados. En la segunda etapa, el domingo 6 de octubre, la más larga del rallye, afrontarán 540 kilómetros, con 370 de especial, mientras que en la etapa 3, el lunes 7, se enfrentarán a un total de 533 kilómetros, 440 de ellos cronometrados. La cuarta etapa, marte 8 de octubre, será de 456 kilómetros, con una especial de 412, para finalizar el miércoles 9 de octubre con 494 kilómetros de recorrido, 210 de ellos de especial.

El piloto asturiano explicó su experiencia en la última prueba al volante del Hilux, “Cada vez que vamos en el coche aprendemos algo y nos familiarizamos más con el Hilux. Desafortunadamente, el sábado fue una pesadilla para nosotros. Por la mañana, volcamos y rompimos el parabrisas, lo que afectó nuestra visibilidad, por lo que tuvimos que retirarlo. Condujimos el resto del tramo con las gafas puestas por el polvo que se levantaba al circular tras otros coches. En el segundo tramo los organizadores nos permitieron comenzar delante para tener una visión clara. Después de unos kilómetros, golpeamos un pájaro y el parabrisas se rompió nuevamente. Luego fueron casi 200 kilómetros con una mano en el parabrisas y la otra en el volante. No fue el mejor día para nosotros, pero pudimos recorrer más kilómetros en el Hilux y es bueno experimentar estas cosas antes de llegar a carreras más importantes”.