Raids

- Juan Manuel Fernández Pellón

Llovera, el héroe del Dakar

Nani Roma sigue en cabeza de la clasificación de coches en un Dakar 2014 que ya ha entrado en Chile. A pesar de pinchar en dos ocasiones e incendiársele un neumático, el piloto de KH-7 se ha clasificado en sexto lugar. A falta de cinco etapas, conserva una ventaja de 23’46” respecto a su inmediato perseguidor, el francés Stéphane Peterhansel, segundo hoy tras Nasser Al-Attiyah, el ganador del día. Mientras tanto, Albert Llovera, el héroe del Dakar, se mantiene en carrera.

En esta octava etapa la gran dificultad que preveían Albert Llovera-Arnaud Debron (Buggy MD Rallys) era el largo enlace, 522 km, que se debía superar antes de iniciar la especial cronometrada. A esto hay que añadir los dos pinchazos que ha sufrido durante la etapa. La nota positiva es que al fin el problema de frenos está solucionado.

Se ha cumplido la previsión del piloto andorrano que en la meta de Calama ha ocupado la 56ª posición, con un tiempo de 3h48’34” a poco más de una hora de los vencedores de la etapa, sus amigos Nasser Al-Attiyah y Lucas Cruz.

Como decíamos, en Calama el ganador ha sido el Mini pilotado por Al-Attiyah-Cruz que ha completado el recorrido en un tiempo de 2h32’57”, con una ventaja de 1’12” sobre sus compañeros de equipo Peterhansel-Cottret y 2’36” respecto a Sainz-Gottschalk que con su buggy SMG sigue plantando cara a los vehículos de la marca alemana.

La dureza del mencionado enlace y los pinchazos, el primero al hacer un adelantamiento, han dejado algo retrasados a Llovera-Debron al llegar al primer punto de paso, estabas situados en el puesto 74 de la especial. A partir de este instante, y a pesar del segundo pinchazo, se produjo la recuperación, lenta pero constante, del piloto patrocinado por Qatar que le llevó muy cerca de los 50 mejores del día.

Es evidente que los otros pilotos también tienen problemas y después de cada jornada la lista de abandonos va en aumento. Hoy se esperaban 84 equipos en la salida de los 147 que salieron de Rosario y faltan cinco días de carrera.

Ha sido otra etapa muy larga muchas horas al volante y el calor que sigue apretando, este era el comentario de Albert sobre esta jornada: Una etapa muy rápida pero no demasiado complicada. Había la posibilidad de perder la cabeza e intentar ir más rápido, pero los pinchazos nos han obligado a ser prudentes y seguir siempre la pista principal. Si pinchábamos otra vez solo teníamos las ruedas de mi silla en el maletero. ¿De cara mañana? Me acaba de comentar Nasser (Al-Attiyah) que es muy dura sobre los últimos 40 km. Por cierto, el problema de frenos ya es historia. Por fin, estos día lo he pasado mal con esta historia.

En la etapa de mañana, entre Calama e Iquique, los participantes tendrán el bivac muy cerca del Océano Pacífico. Para llegar allí tendrán que superar en recorrido de 451 km, los 29 primeros de enlace hasta la salida y los 422 km restantes cronometrados. Cabe mencionar que, después de varias jornadas, el recorrido será común para todos los vehículos que siguen en competición. Se esperan emociones fuertes debido a la exigencia del recorrido de esta novena etapa.