Rallycross

- Claudio LUNA

¡Llega el espectáculo!

Por segundo año consecutivo, Barcelona acoge el Mundial de Rallycross, una especialidad espectacular que ya el año pasado hizo vibrar a los miles de aficionados que contemplaron en directo las carreras. Este año, más y mejor.

El Mundial de Rallycross es una competición muy jovencita. Tan solo lleva disputándose tres temporadas con esta, aunque la filosofía deportiva de esta forma de hacer carreras ya existía en el Europeo de Rallycross. El Campeonato de Europa nació en 1973, y desde aquellos años hasta ahora, que ha entrado en una nueva división, la configuración de la competición ha sido parecida, eso sí, con coches más modernos y tecnológicamente más avanzados en la actualidad.

En los primeros años del Europeo, Ford, Volkswagen, Porsche o Lancia marcaban el terreno en una época previa a los antiguos Gr.B. Cuando entraron estos últimos en escena, el protagonismo se lo llevaron coches como el Audi Quattro, el Peugeot 205 T16, el Ford RS200 o el Citroën ZX, hasta que llegaron los WRC, representados por coches como el Mitsubishi Lancer Evo o el Citroën Xsara WRC. Con el cambio de reglamentación y la nueva configuración de las divisiones, entraron prototipos adaptados y las victorias fueron para coches como el Skoda Fabia T16 4x4, el Ford Focus ST T16 4x4 y el Citroën DS3.

Eran bonitas carreras, pero les faltaba algo para llegar al gran público: gente con “nombre”, que les diera el empujón final.

Pero, con tan poco tiempo como Mundial, la especialidad ha subido como la espuma, gracias en parte a que su formato invita a los aficionados a pasar unos buenos momentos sin perder detalle de nada, sentados cómodamente desde su tribuna, y por la llegada de pilotos de primer nivel.

Ni a las marcas ni a los medios de comunicación les ha pasado desapercibido esto, pues han visto en el Mundial de Rallycross un filón donde exhibir sus productos, unas, y ofrecer imágenes espectaculares, los otros.

Y la filosofía de divertir, entretener, apasionar, ha sido la clave del éxito de esta competición. Carreras sin descanso, sin grandes pausas, al sprint y con mucha emoción en cada una de las mangas en unos circuitos confeccionados a propósito para disfrutar de la potencia y el derrapaje de los vehículos participantes con los mejores pilotos posibles al volante.

Barcelona, la última en llegar

El año pasado, Barcelona entró en el calendario del Mundial de Rallycross, y lo hizo con notable éxito, como era de esperar por otra parte. Ocupó el puesto décimo de las carreras a disputar en 2015, mientras que este año será la novena cita. Después de la celebración del evento español, tan solo quedarán por disputarse las carreras de Letonia, Alemania y Argentina.

Las tribunas del Circuit de Barcelona-Catalunya tuvieron un buen color y los aficionados disfrutaron de un espectáculo que a veces es muy intenso, ya que las mangas son cortas y se rueda a toda velocidad. El trazado catalán preparó su circuito para el Rallycross en la zona del Estadio, un lugar ideal por su visibilidad y para aprovechar la mayor parte de las tribunas de esa zona.

Petter Solberg, campeón de las dos ediciones del Mundial de Rallycross celebradas hasta ahora, se impuso en 2015 en Barcelona, por delante de Johan Kristoffersson y Timmy Hansen. El noruego pilotó un Citroën DS3 RX desde que se incorporó al Mundial, y con el coche francés será también uno de los mayores favoritos este año, no en vano llega líder del certamen tras la cita francesa de Lohéac el pasado fin de semana, donde fue cuarto tras el ganador Kristoffersson, Andreas Bakkerud y Sébastien Loeb, que cerró el podio de Supercar.

Llovera, gran atracción

Albert se incorporó al Mundial de Rallycross gracias a un acuerdo con el equipo del polaco Krzysztof Holowczyc para llevar un coche de la categoría RX Lites, aunque con un programa reducido que engloba las reuniones de Noruega, Suecia (ya celebradas) y Barcelona.

RX Lites es una categoría que se disputa con coches iguales, construidos por Olsbergs MSE, con tracción total, motor central y 310 CV de potencia, para un peso de 1.210 kg. Es una disciplina en la que hay que tener mucha experiencia o muchas vueltas para coger el pulso al coche, ya que las mejores posiciones se ganan por pocas décimas de segundo.

Hasta ahora, Llovera fue sexto en una semifinal de Noruega y 14º en Suecia, y aún le queda mucho camino para rodar en los tiempos de los mejores. Seguro que en Barcelona dará otro gran paso hacia delante.

La Ciudad Condal espera a los mejores pilotos del mundo de Rallycross. Un circuito mixto de asfalto y tierra, corto, divertido, espectacular, que está diseñado especialmente para este evento, para que el público se lo pase en grande con el “cuerpo a cuerpo” y las continuas derrapadas de estos pequeños coches, ágiles y muy potentes.

Actividades paralelas

Al margen de la actividad deportiva propiamente dicha dentro del circuito de Rallycross, habrá muchas más alternativas para mantenerse entretenido durante el fin de semana del evento.

En la zona de paddock habrá un simulador SymtechPro que ofrecerá a los aficionados la posibilidad de vivir la competición de manera muy real dentro del mundo virtual.

En la zona VIP estará expuesto el Rallycar Classic Show, donde estarán a la vista los coches de Grupo B, WRC, Kit Car y Grupo A. Algunos de estos vehículos harán exhibiciones en la pista de Rallycross.

Como ya sucedió la temporada pasada, Fórmula GT volverá a estar presente en el circuito durante el fin de semana, ofreciendo a los aficionados la posibilidad de contratar “una experiencia con coches de alta gama”.

Durante el transcurso del evento, habrá varias sesiones de firma de autógrafos (al menos dos), en las cuales estarán presentes los principales pilotos del Mundial.

La entrada da derecho al acceso al paddock, donde se puede ver de cerca el trabajo de los mecánicos, observar los vehículos desde primera línea o interactuar con los pilotos pidiéndoles autógrafos o fotos.

Las Entradas

Se pueden adquirir en las oficinas del circuito y en estas páginas web:

Ver Horarios

Lista de Inscritos