Raids

- Redacción

Jordi Abril triunfador en la X Baja Almanzora

¡Ha sido su carrera! Desde la prólogo hasta la meta final Jordi Abril, y su copiloto Juanjo Martínez, han sido líderes de la décima edición de la Baja Almanzora.

Con su buggy ligero no ha tenido rival en el fin de semana logrando su primer triunfo en la prueba que, a la vez, es su primera victoria absoluta en el Campeonato de España de Rallyes Todo Terreno. Además, Abril ha cubierto la SS3 final de hoy domingo con el mejor crono.

Importante segundo puesto para Rubén Gracia, mirando por el Campeonato -esta prueba es de Coeficiente 3- manteniéndose así al frente de la provisional general, aumentado ventaja con sus perseguidores. Además, triunfa en la Mitsubishi Evo Cup.

Ramón Vila, vencedor de la prueba en 2007, retorna al podium de Almanzora,

demostrando que los vehículos dos ruedas motrices tienen espacio en el campeonato. Podría haber sido segundo pero una penalización por exceso de velocidad en un pueblo, le ha relegado a tercero absoluto.

Destacadísima también la carrera de Cristina Gutiérrez, mejor Fémina en meta, y nada

menos que ¡cuarta clasificada!, tercera en T1 y segunda en la Mitsubishi Evo Cup. Por su parte el almeriense Diego Cruz brilla en su terreno metiéndose entre los cinco mejores absolutos. Jesús Cámara, sexto scracth, ha conseguido llegar a meta como vencedor T2, sumando otro triunfo de Grupo, aumentando su condición de líder en la general de los coches de serie.

A destacar que Jaime Bállega, único piloto que ha corrido las diez ediciones de la Baja

Almanzora, ha terminado décimo. De la misma manera que merece reconocimiento la carrera de Joan Lascorz, el ex piloto del Mundial de motos de Superbike, parapléjico tras un accidente en competición, que ha sido 12º en su primera visita en Almanzora.

Durísima jornada en la que han abandonado pilotos de cabeza como Santi Navarro –turbo- e Isidre Esteve –avería-. Sólo ¡quince coches! han terminado la carrera, reflejo de que la Baja Almanzora ha sido una prueba de verdad, dura y exigente, a la antigua usanza.