Dakar

- Laura Martín

La furia española

Con alguna que otra baja, y aparte del gran Sainz, los nuestros siguen con su lucha particular. Esteve, Fuertes y Gutiérrez han superado el ecuador de una prueba que ha vuelto a su esencia por su dureza.

La semana pasada hacíamos un balance de los españoles de los que menos se habla en el Dakar, y ahora, tras haber superado la mitad de la prueba, repasamos de nuevo la situación.

El plantel nacional de pilotos españoles que “sobreviven” a la que probablemente esté siendo el Dakar más duro de los últimos tiempos, cuenta a estas alturas con cuatro de las ocho parejas que comenzaron en Perú si hablamos de coches y buggies. 

Esteve y Villalobos están marcando un "ritmazo" en este Dakar, ya que se colocan como los primeros españoles no prioritarios, es decir, los siguientes por detrás de Sainz y Cruz, en la posición 23ª de la tabla. Cerca de ellos en la clasificación general, aunque a algo más de cinco horas en tiempo, se encuentran Fuertes y Vallejo, que son trigésimos. La pareja madrileño-gallega, a bordo del SsangYong Tivoli DKR, lo está dando todo de sí en la que es la primera edición para Óscar y la tercera para Diego.

Por su parte, Cristina Gutiérrez y Gabi Moiset, que están logrando llegar a la meta cada día en la segunda participación de la burgalesa, se sitúan en la posición 34ª de la general y van escalando posiciones. José Luis Peña y Rafa Tornabell, dentro de la categoría SxS, acabaron séptimos la etapa 8 y se sitúan sextos de la general a bordo de su Polaris.

Los abandonos

Además de la baja de Nani Roma, Jesús Calleja y Xavi Foj son quienes se han visto obligados a dejar la prueba esta semana. Foj lo hizo en la etapa 3 a causa de un vuelco que provocó una avería irreparable en su Toyota Land Cruiser, mientras que Calleja tuvo que despedirse del raid en la séptima etapa. El leonés no pudo solucionar los problemas mecánicos que fueron sucediéndose desde la quinta jornada de competición.

Esperemos que las parejas que quedan consigan llegar hasta el final, pues finalizar el Dakar ya es toda una victoria.