Dakar

- Redacción

Diego Vallejo: “Los copilotos somos como los porteros”

Camino del Dakar, el navegante de Óscar Fuertes a bordo del Ssanyong Rexton DKR, cree que la labor del copiloto es muy importante, sobre todo para no perder la prueba.

No ganamos los partidos, pero podemos perderlos”. Con esta frase, el copiloto gallego, que ya ha finalizado en tres ocasiones la prueba dakariana, evalúa el trabajo de los navegantes dentro del habitáculo del coche de competición.

En una prueba tan complicada con el Dakar la labor del copiloto es casi tan importante como la del propio piloto, y pocos como Diego Vallejo saben desempeñarla de forma tan impecable. El gallego, que lleva participando en rallyes como copiloto desde 1989 y acumula 385 carreras a lo largo de su dilatada trayectoria, se sentará de nuevo a la derecha de Óscar Fuertes en el equipo SsangYong Motorsport, siendo una pieza clave en la consecución del objetivo de llegar a meta el pasado año con el Tivoli DKR . Vallejo es todo un triple finisher del Dakar, y uno de los pocos copilotos que ha conseguido terminar tres Dakar en tres participaciones, además lo ha hecho con tres pilotos y tres equipos diferentes. Desde el próximo día 7, volverá a acompañar a Óscar Fuertes, con el objetivo no sólo de volver a llegar a meta, sino de luchar por una mejor posición en la clasificación general.

Creo que va a ser un Dakar muy duro, por la cantidad de kilómetros que vamos a hacer en arena con una media de 300 kilómetros al día, más que nunca en el Dakar. Tantas etapas sobre arena harán que la carrera sea muy lenta. Además, la navegación va a ser un factor clave, ya que sabemos que gran parte del recorrido va a transcurrir por el desierto”, señaló Vallejo, que también asegura que se hablará mucho de las dunas y el “fesh-fesh”, que puede ocasionar más de un susto a los participantes.

Durante la carrera, los copilotos cuentan como bien más preciado con el libro de ruta (roadbook), en el que está marcado el rumbo que han de seguir los participantes para ir validando cada punto de paso (waypoint) y algunos detalles, referencias y peligros. “Es importante leerlo bien y ver con atención los avisos que te da la organización”, asegura Vallejo.

Vallejo conoce a la perfección la labor de copilotaje en un coche de rallyes y raid. El gallego, nacido en Meira (Lugo) en 1973, ha competido desde que tenía apenas dieciséis años, “He conseguido mucho más de lo que hubiese soñado de pequeño”, admite el copiloto, que cuenta con tres títulos nacionales, dos de rallyes de asfalto y uno de todoterreno. “En mi pueblo, de pequeño, jugaba con la bicicleta soñando que estaba corriendo en el Dakar. He estado ya tres veces y voy camino de la cuarta. Es algo que sueñas pero que nunca piensas que te va a pasar. Siempre he tenido compañeros excelentes al volante, lo que hace mi labor mucho más fácil”.

Diego continúa asegurando que, “No ganamos los partidos, pero podemos perderlos. Siempre estamos un poco en la sombra. Y al final un buen piloto con un mal copiloto no es capaz de ganar, y al revés pasa lo mismo. Por muy buen copiloto que sea, si no tengo un buen piloto no vamos a ir a ningún lado. Es una labor de equipo”, reconoce.

En SsangYong Motorsport Vallejo asegura no tener ese problema. “Óscar siempre me agradece todo lo que hago, a veces pienso que demasiado”. Desde su llegada al equipo el año pasado, Diego confiesa sentirse uno más de la familia y una pieza importante del proyecto: “Me tratan muy bien y eso se nota a la hora de trabajar”. En solo unos días estará luchando por volver a alcanzar la meta en el Dakar por cuarta vez en su vida y por segunda vez a bordo de un SsangYong.