Fórmula 1

- Diego Pérez

A vueltas con las estrategias

Aunque el pasado GP de Bahrein nos dejara a los españoles un tanto fríos debido a la mala suerte que sufrió Fernando Alonso, cuyo DRS falló y solo pudo ser octavo con el Ferrari, sin duda fue la carrera más emocionante de lo que llevamos de temporada.

Para los aficionados a las carreras que no sean fieles seguidores de ningún equipo en concreto, el Gran Premio de Bahrein fue otra carrera súper emocionante, una vez más, gracias a las diferentes estrategias de neumáticos. La opción más clara parecía la de ir a tres paradas, pero algunos monoplazas, cuyo desgaste y degradación fueron menores en los primeros entrenos de Bahrein, se prepararon para ir a sólo dos.

En carrera Vettel atacó al Mercedes de Rosberg, autor de la pole, nada más salir, y esto permitió a Fernando ponerse segundo, aunque Vettel volvió a ganar la posición unas pocas curvas más tarde, necesitando un par de vueltas más para sobrepasar a Rosberg y ponerse líder. En el lado sucio de la pista, desde el cuarto lugar en la parrilla, Massa cedió la posición con respecto a Di Resta, mientras que en la tercera vuelta Alonso lograba superar al Mercedes. Sin embargo, en la vuelta 7 el español tuvo que entrar en boxes, puesto que su DRS se había quedado atascado y rodaba con el dispositivo abierto, lo que provocaba que tuviera una baja carga aerodinámica. El español tuvo incluso que volver a entrar por segunda vez, pero no se pudo solucionar el problema y se vio obligado a completar toda la carrera sin usar el dispositivo de ayuda al adelantamiento.

Para la próxima prueba, el GP de España, Pirelli aportará compuestos más duros a los equipos, con lo que las evidentes diferencias en el trato de las gomas de los distintos monoplazas podrían reducirse. Kimi Raikkonen, el que más provecho saca de este asunto con su Lotus-Renault, podría ser el gran perjudicado.