Fórmula 1

- Kevin Muñoz

Vettel le regala una épica victoria a Hamilton

El alemán de Ferrari se sale cuando lideraba y deja vía libra al británico para vencer una carrera loca marcada por la lluvia de las últimas vueltas.

Para el recuerdo. El Gran Premio de Alemania de 2018 ya forma parte de la historia del Mundial de Fórmula 1. En una carrera que durante su primera mitad parecía insulsa y carente de emoción, la lluvia se ha encargado de cambiarlo todo con resultado inesperado.

Sebastian Vettel partía desde la pole y lo tenía todo controlado hasta que la lluvia esporádica que ha regado algunas curvas del trazado germano lo ha enviado a la puzolana. El alemán ha golpeado el muro ante la desesperación de sus compatriotas y los seguidores de Ferrari, que han visto como perdían una victoria que desde el inicio parecía segura.

La mala fortuna de Vettel ha sido inversamente proporcional a la buena suerte de Lewis Hamilton. Tras la decepción de ayer, cuando tuvo un problema hidráulico en la sesión de clasificación, el británico ha remontado desde la 14ª plaza hasta el triunfo. Siendo el piloto más regular, ha sabido jugar sus cartas estratégicas y aprovechar el caos que ha provocado la lluvia manteniéndose en pista con neumáticos ultrablandos.

Un error que puede costar un Mundial, Vettel ha quedado abatido. | Glenn Dunbar / SUTTON

Valtteri Bottas ha completado el sensacional doblete de Mercedes en casa. El finlandés ha guardado las espaldas de su jefe de filas en los últimos giros ante la presencia de Kimi Raikkonen, que ha finalizado tercero con su Ferrari.

Carrera loca y mala para los españoles. Carlos Sainz ha finalizado duodécimo después de haber sido penalizado con diez segundos al final de la prueba por haber adelantado en periodo de safety car. Peor le han ido las cosas a Fernando Alonso, que se ha retirado en la penúltima vuelta cuando cerraba la clasificación. El asturiano y McLaren se la han jugado montando neumáticos de lluvia antes que nadie, pero el resultado ha sido desastroso ya que el trazado no se ha mojado en exceso, relegándoles al fondo de la tabla.