Fórmula 1

- Josep Viaplana

Vettel, el más rápido en FP2, Sainz quinto

Sebastian Vettel ha mostrado la fortaleza de su Ferrari y ha logrado el mejor tiempo en la segunda tanda de entrenamientos libres del GP de Mónaco de Fórmula 1.

Daniel Ricciardo, a los mandos de un Red Bull, ha sido su principal oponente y se ha quedado a medio segundo del mejor registro (1:12.720), mientras que los Mercedes de Hamilton y Bottan han acabado muy retrasados.

El británico, ganador aquí hace un año, consiguió el mejor tiempo en el primer entrenamiento libre, un crono de 1:13.425, dos segundos por debajo de la pole de 2016 y nuevo récord de la pista. En la segunda tanda ha sido cuatro décimas más lento, rodando en 1:13.890, y consiguiendo el octavo mejor tiempo, superando por 12 milésimas a Valtteri Bottas. La incógnita ahora es descubrir si los Mercedes han sufrido algún problema en sus dos coches o, por el contrario, han escondido sus cartas de cara a la segunda jornada de entrenamientos, que como es habitual será el sábado. Mónaco es el único gran premio en el que los primeros libres se celebran el jueves y el viernes es festivo para los pilotos de fórmula 1.

Se esperaba un alto nivel de competitividad de los Red Bull en este trazado, donde el año pasado Daniel Ricciardo logró la pole y perdió la carrera por un estrepitoso error estratégico de su equipo, y no han defraudado. Ricciardo fue segundo, lejos de Vettel, pero situándose por delante de Kimi Raikkonen, al que el alemán sigue poniendo en evidencia sobre la pista.

La gran sorpresa de la jornada la han proporcionado los Toro Rosso, con Kvyat cuarto y Sainz quinto en la segunda tanda. Con el neumático ultrablando ham tenido un excelente ritmo, situándose a una décima prácticamente de una hipotética primera fila, y superando con holgura a sus rivales habituales: Force India, Williams y Haas. Eso sí, la igualdad es notable. Los coches que están entre la cuarta y la decimoquinta posición están separados por menos de un segundo.

Jenson Button, por último, en su primer día a los mandos de un fórmula uno esta temporada, se ha quedado muy cerca del belga Stoffel Vandoorne. Molesto por el tráfico, ha protagonizado la frase con más ironía del día por radio al indicar a su ingeniero que "parece que la gente todavía conduce fatal, eso no ha cambiado".