Fórmula 1

- Redacción

Vettel ya ejerce de ferrarista

Primer fin de semana como piloto de Ferrari para Sebastian Vettel, que ha estado en Maranello desde el sábado hasta ayer lunes para empezar a trabajar de cara a la próxima temporada. Ya en los test de Abu Dhabi el alemán, vestido de calle, estuvo en el box de Ferrari.

Ayer por la mañana, el alemán se reunió con el Presidente Sergio Marchionne y el nuevo Director General y Team Principal de la Gestione Sportiva, Maurizio Arrivabene, con quienes estuvo hablando sobre el trabajo que el equipo tiene por delante tanto a corto, como a medio plazo. Sebastian se encontró también con varios ingenieros, entre ellos James Allison, con los que estuvo analizando los datos obtenidos en las jornadas del sábado y domingo, además de definir una buena agenda de trabajo en la que el objetivo no es otro que llevar a Ferrari de nuevo hasta el nivel de competitividad en el que debe estar.

Coche y simulador. Las del sábado y el domingo fueron dos jornadas de intenso trabajo, en las que Vettel estuvo entre la pista y el simulador. Sebastian rodó en el circuito de Fiorano con un F2012, completando casi cien vueltas para familiarizarse con el equipo y la nueva posición de pilotaje. El domingo lo dedicó a trabajar en el simulador: Vettel llevó a cabo largas sesiones de pilotaje sobre el F14 T “virtual”, haciéndose a los procedimientos, comandos y sistemas de la unidad de potencia.

Experiencia única. “Obviamente venir aquí ha sido fantástico”, afirmó Vettel en www.ferrari.com. “Ya había venido aquí una vez, cuando era un niño; crucé Maranello en coche e intenté ver algo por encima de las vallas. Estar aquí como parte del equipo es simplemente fantástico y tener la posibilidad de pilotar el coche y de conocer al equipo ha sido una experiencia única. Obviamente este color es una novedad para mí, como lo es que todo el mundo vista de rojo y que todo sea rojo. Pero creo que es algo realmente especial y tengo muchas ganas de trabajar en el reto que tenemos por delante en los próximos años”.

“Al ser invierno aquí, ha hecho bastante frío para rodar en pista, pero igualmente fue una bonita sensación”, continuó Sebastian. “Pilotar siempre es divertido y ha sido genial retroceder en el tiempo, a los tiempos en que tenía once o doce años y espiaba desde detrás de las vallas para intentar ver a Michael en pista. Hoy, sin embargo, el que rodaba y veía a muchos tifosi alrededor de la pista era yo. Había escuchado muchas historias sobre Ferrari y sobre lo que se siente al ponerte al volante de uno de sus monoplazas rojos. Ahora puedo confirmar que no son sólo cuentos, sino una verdadera leyenda y que uno se siente realmente especial cuando entra a formar parte de todo esto. Estar dentro del coche y ver llegar a tantas personas, verlas mientras se aúpan en el muro para ver rodar al coche en pista… es algo mágico. Lo que ha pasado hoy es algo que nunca olvidaré”.