Fórmula 1

- Josep VIAPLANA

Vettel, brillante vencedor en Singapur

Sebastian Vettel ha sumado la tercera victoria de la temporada después de dominar con autoridad una carrera en la que se consumó el naufragio de Mercedes. Carlos Sainz ha sido noveno y Alonso se ha tenido que retirar.

Sebastian Vettel y Ferrari han hecho buenos todos los pronósticos y se han impuesto en el espectacular GP de Singapur, decimotercera carrera de la temporada, dominando de principio a fin. No ha sido una carrera fácil. La aparición de dos coches de seguridad, que motivó que perdiera la ventaja acumulada, y la fortaleza de Daniel Ricciardo, cuyo Red Bull degradaba menos los neumáticos, han hecho que el tetracampeón alemán tuviera que emplearse a fondo para llevarse la victoria después de no cometer ni un error en una de las carreras más largas del año.

El alemán es el único piloto que este año ha sido capaz de ganar una carrera sin conducir un Mercedes y después de haberse impuesto ya en Malasia y Hungría, rompió en Singapur la racha triunfal de Lewis Hamilton. Los Mercedes, después de comprobarse en entrenamientos que habían perdido 2 segundos con respecto a Monza, naufragaron por completo. En esta carrera han sido un espejismo.

De las trece carreras disputadas, Hamilton ha ganado siete, Rosberg tres y Vettel las mismas que su compatriota, que ahora está a sólo 9 puntos en la clasificación provisional del Mundial, que sigue liderado por el inglés a falta de seis grandes premios para el final con 252 puntos, 41 más que Nico. Rosberg salvó los muebles después de que Hamilton tuviera que retirarse mediada la carrera por un problema de fiabilidad.

El triunfo de Sebastian Vettel, el 42º de su carrera deportiva, que le permite convertirse en el piloto que más victorias ha conseguido después de Michael Schumacher y Alain Prost, le ha dado aire al campeonato. El dominio de Hamilton y Mercedes lo había convertido en anodino y ahora uno se pregunta si este bajón de prestaciones se mantendrá en las futuras carreras.

La pole fue determinante. En cinco de los siete grandes premios disputados en el trazado de Marina Bay se había impuesto quien arrancaba desde la pole. Vettel confirmó las estadísticas con su triunfo y en el podio estuvo acompañado por Ricciardo y Raikkonen. Este año sólo en el GP de Hungría no hubo un Mercedes en el podio.

La carrera estuvo llena de emoción. La presencia de dos coches de seguridad, el primero por el accidente de Nico Hulkenberg que fue arrollado por Felipe Massa al salir de boxes –fue penalizado el alemán con tres posiciones en la parrilla de Suzuka- y el segundo por la salida a la pista de un aficionado en estado ebrio, contribuyó a ello. También la espectacular remontada de Max Verstappen, que desoyó las órdenes de equipo que le pedían que se dejara pasar por Carlos Sainz, y del propio piloto madrileño, que regresó a los puntos tras un periodo de infortunio. Sainz sumó puntos por quinta ocasión este año y lo hizo tras seis grandes premios sin suerte.

Quien ve que no cambia su suerte es Fernando Alonso. El asturiano tuvo que retirarse al sobrecalentarse la caja de cambios cuando era noveno en uno de los fines de semanas en los que su coche ha sido más competitivo en lo que llevamos de año. Poco más tarde también ha tenido que abandonar Jenson Button con el mismo problema. En definitiva, McLaren-Honda no levanta cabeza.