Fórmula 1

- Redacción

Verstappen cuidó sus neumáticos en Red Bull Ring

Max Verstappen se hizo con un sorprendente GP en el que Sebastian Vettel, tercero, recupera el liderato y se pone un punto por encima de Hamilton. Alonso fue 8º y Sainz 12º.

Salida limpia en el GP de Austria en la que se quedaba Valtteri  Bottas que perdía la posición en favor de su compañero. Aprovechaba Raikkonen para ganar también la plaza pero se iba largo, casi a la vez que su compañero Sebastian Vettel que se daba un paseo por la grava. Perdía varias posiciones también Carlos Sainz, mientras Alonso cumplía su sanción saliendo desde el pit lane.

Con tan solo 12 vueltas disputadas, Alonso pedía por radio un cambio de estrategia mientras la primera bandera amarilla hacía su aparición en pista. Hulkenberg rompía el motor y se veía obligado a abandonar. Se complicaban las cosas para Mercedes poco después. Tenía que abandonar Bottas por problemas en el motor y aparecía el Virtual Safety Car en pista. Muchos aprovechaban para entrar en boxes, entre ellos Alonso, Sainz, Vettel, Ricciardo o Verstappen. Optaban todos por las gomas amarillas, el compuesto más duro de los traídos por Pirelli a este circuito. No lo hacía Hamilton que se veía perjudicado por esa acción y perdía tiempo a favor de los RedBull que se acercaban peligrosamente. Por radio le pedían disculpas sus ingenieros a Lewis, que reconocían su error. Cuando todos esperaban que el británico tardara en hacer su parada, cambiaba la estrategia y entraba para volver justo entre los dos Ferrari. Empezaba una nueva carrera y la degradación de las gomas era clave.

El primero en optar por doble parada era Sainz que perdía ritmo por los problemas de blisttering en sus gomas. Salía con las superblandas y se colocaba decimoséptimo. El mismo camino tomaba Ricciardo tras ser adelantado por Kimi que le devolvía la moneda de las primeras vueltas. Problemas también para Hamilton que se veía superado por Vettel.  Liderando estaba Verstappen, muy lejos del resto.

Se ponía emocionante la carrera con la degradación de neumáticos marcando el ritmo. Hamilton se veía obligado a una segunda parada porque no aguantaban sus neumáticos traseros. No podía con los de delante y así lo comunicaba una y otra vez por radio. Salía por detrás de Ricciardo aunque aún quedaba un último golpe de guión digno del clásico ambientado aquí,  ‘Sonrisas y lágrimas’. EL australiano de RedBull rompía motor y se veía obligado a abandonar. Poco después, se salía de pista Hartley. No hubo Safety car pero Alonso y Sainz ganaban posiciones. Alonso era undécimo y Sainz decimotercero.

A falta de diez vueltas, Hamilton marcaba vuelta rápida una y otra vez pero sin opciones ya de acercarse a los Ferrari. Se reducían las distancias entre los de Arrivabene y Max. Gran actuación también de Alonso que pasaba a la promesa Leclerc y se metía en los puntos. Meritoria plaza saliendo del pit lane pero que aún podía mejorar. De nuevo, gracias a la debacle de Hamilton que también se veía obligado a abandonar. No era el día de la escudería británica que se quedaba sin sus dos pilotos. Poco después Alonso pasaba también a Gasly y se colocaba octavo en un GP lleno de sorpresas. Sainz se beneficiaba de los errores y acababa duodécimo.

Con los Ferrari muy cerca, al final Verstappen conseguía cruzar primero la línea de meta. Primera victoria de la temporada para él tras el tercero de Canadá y el segundo de Francia. Está en racha el holandés. Segundo fue Kimi. Tercero Vettel que recupera el liderato con tan solo un punto de diferencia con Hamilton.