Fórmula 1

- Juan Manuel Fernández Pellón

Trabajada victoria de Fernando Alonso en España

Fernando Alonso logró la victoria en el GP de España de Fórmula 1, quinta prueba de la temporada. El piloto de Ferrari consigue su segundo triunfo de la temporada y es la segunda vez, primera con la Scuderia, que gana esta carrera.

Una vez más, la gestión de los neumáticos ha sido decisiva en el transcurso de un Gran Premio. Fernando Alonso, quinto en parrilla, cimentó su victoria en una salida y una primera vuelta muy acertada, ya que adelantó a Lewis Hamilton y Kimi Raikkonen en la tercera curva del trazado catalán. El de Ferrari se situó a la estela de Nico Rosberg, el poleman, y de Sebastian Vettel. Tanto el potencial de Fernando Alonso como el menor desgaste de los neumáticos de su Ferrari F138 le sirvieron para poner tierra de por medio sobre los dos alemanes, cuyos monoplazas castigan mucho las gomas. Alonso demostró un ritmo excepcional en cada stint, controlando la carrera desde el ecuador de la misma.

Con este panorama no fue de extrañar que Kimi Raikkonen, con tan solo tres paradas, llevara a su Lotus a la segunda posición, superando en el último tercio de la carrera a Felipe Massa, que fue tercero. El brasileño partió noveno en la parrilla tras ser penalizado por obstaculizar a Mark Webber en la calificación.

Sebastian Vettel, con mucho desgaste de los neumáticos en su Red Bull, tuvo que conformarse con la cuarta posición, finalizando el alemán por delante de su compañero de equipo, Mark Webber.

Un dato que demuestra la importancia de la gestión de los neumáticos por parte de los distintos pilotos y monoplazas es que los dos Mercedes, de Rosberg y Hamilton, primero y segundo en parrilla, acabaron sexto y duodécimo, respectivamente.