Fórmula 1

- Redacción

La semana de Gilles Villeneuve

Cuando Gilles Villeneuve falleció en Zolder en mayo de 1982, el circuito de Monreal adquirió su nombre en su honor. Al año siguiente, Ferrari ganó de nuevo en Montreal, con René Arnoux, y otros dos años más tarde, la victoria fue para Michele Alboreto.

Este domingo se celebra la edición número 45 del Gran Premio de Canadá. La carrera se celebró por primera vez en 1967, con Jack Brabham en lo más alto del podio con su propio coche. Se ha disputado en tres circuitos: Mosport Park en ocho ocasiones, en Mont-Tremblant dos veces y Montreal otras 34, todo un clásico del calendario.

Ferrari ha ganado la carrera en 11 ocasiones, lo que equivale a un porcentaje de victoria del 25%. La primera, encima, fue un doblete en Mont-Tremblant, donde cruzaron la línea de meta Jacky Ickx y Clay Regazzoni (en ese orden) en sus 312B. El trazado de Montreal se estrenó ocho años después, utilizando las carreteras del perímetro de la isla artificial de Notre Dame. En aquella ocasión, fue el héroe local, Gilles Villeneuve, quien se llevó la victoria en el Ferrari 312 T3. La reacción a este logro fue increíble, al ser la primera en la historia de F1 de un canadiense, además de suceder en Quebec, tierra natal de Gilles.

En 1995, ganó de nuevo el famoso número 27, viviendo Jean Alesi el mejor día de su carrera deportiva: Michael Schumacher tuvo un problema eléctrico en su Benetton, viéndose obligado a entrar a cambiar el volante de su monoplaza y resetear el sistema. Por una vez, Alesi fue capaz de quitarse un enorme peso de encima, driblando la mala suerte que tantas veces le persiguió. El francés cruzó la línea de meta en primera posición, celebrando su 31º cumpleaños de la mejor manera posible. Montreal tiene una gran población italiana y, para celebrarlo, la afición invadió el trazado, a riesgo de ser atropellados, ya que algunos coches seguían rodando. Jean se vio obligado a aparcar su 412 T2 y al final Schumacher tuvo que llevar al piloto francés, envuelto en su bandera nacional, hasta el pit-lane.

Precisamente de Schumacher son las otras seis victorias logradas por Ferrari en Canadá, la primera en 1997. La temporada siguiente fue un poco más controvertida, ya que el ferrarista colisionó con Heinz-Harald Frentzen al salir del garaje, terminando con la carrera del Williams. A Michael le impusieron una penalización de stop&go (“parar y seguir” el tiempo que se considere en la calle de boxes), pero aún así consiguió llevarse la victoria.

Una de las particularidades de este circuito es que los muros están muy cerca del trazado, especialmente en una zona: en el exterior de la última curva antes de la recta del pit-lane. Y es el que ha terminado con las esperanzas de muchos de los mejores pilotos a lo largo de los años, conocido como el “Muro de los Campeones”. Entre sus víctimas destacan nombres del calibre de Jacques Villeneuve, Damon Hill, Rubens Barrichello y, más recientemente, Jenson Button, Nico Rosberg y Sebastian Vettel, este último el viernes de 2011. Schumacher tampoco fue inmune a ello; su carrera de 1999 terminó justo en ese punto, cuando se encontraba en cabeza, pero lo superó para ganar en 2000, 2002 y 2004, con lo que se consagró como el rey de Canadá con hasta siete victorias.