Fórmula 1

- Redacción

Seis años sin noticias del 'Kaiser'

El silencio y secretismo que rodea la lenta recuperación de Michael Schumacher persiste mientras llegan pequeñas informaciones a cuanta gotas.

Seis años. El 29 de diciembre de 2013, en la estación de esquí de Meribel (Francia), Michael Schumacher, acompañado de unos amigos y su hijo Mick -actual piloto de Fórmula 2-, sufría un fuerte accidente que le causa un grave traumatismo craneal.

Después de dos operaciones a vida o muerta y casi un año en el hospital, el germano pudo regresar a su casa en Suiza para continuar su recuperación. Desde entonces, el silencio ha imperado dentro del seno de la familia del ‘Kaiser’, que siempre había visto con recelo que su vida personal fuese pública.

Seis años y poco sabemos de cómo evoluciona el genio alemán. Desde aquel fatídico día, las informaciones sobre su estado llegan cada mucho y son escasas, como lo que dijo hace unos meses el actual presidente de la FIA y ex jefe de Schumacher en Ferrari, Jean Todt, que reconoció haber visto una carrera junto al teutón y que este estaba consciente y en las mejores manos.

Este año también salió a la luz un revolucionario tratamiento con células madre llevabo a cabo en París a cargo de la inminencia de la cirugía, cirujano Philippe Menasché, aunque poco más se ha podido averiguar al respecto.

El clan Schumacher sigue unido en torno a la figura del heptacampeón y cada vez está más cerca la llegada de este ilustre apellido a la categoría reina del automovilismo mundial. El núcleo que hizo de Michael una leyenda, está manos a la obra para llevar a la cúspide a su hijo y, cómo no, Ferrari está de su lado para ayudar al joven Mick a seguir los pasos de su padre.

Sea como sea, seis años después el automovilismo mundial siguen rogando la recuperación de uno de sus mayores mitos.