Fórmula 1

- Kevin Muñoz

Sebastian Vettel se lleva el GP de Gran Bretaña en un final apoteósico

El alemán de Ferrari gana en casa de Lewis Hamilton en un final de infarto con remontada incluida del inglés de Mercedes. Fernando Alonso termina octavo y Carlos Sainz abandona.

Tremendo final el que hemos vivido en el Circuito de Silverstone. La cita británica ya ha arrancado muy movida en la salida, con Lewis Hamilton quedándose último después de tocarse con Kimi Raikkonen en la tercera curva previa malísima salida del inglés, que se ha quedado casi parado en la arrancada.

Con el tetracampeón británico al fono de la clasificación e iniciando la remontada, Sebastian Vettel tomaba el control con su Ferrari. El alemán parecía tenerlo todo en la mano para alzarse cómodamente con la victoria, pero a 20 vueltas del final todo ha cambiado con la aparición de un safety car provocado por el accidente sin consecuencias de Marcus Ericsson.

El pelotón se ha reagrupado y Ferrari ha aprovechado para parar a sus pilotos y montar ruedas nuevas en sus monoplazas, mientras que Mercedes ha ido a la contra de los italianos y ha mantenido a sus coches en pista con neumáticos más duros y usados.

La apuesta estaba clara, Valtteri Bottas ha intentado mantener todo lo que ha podido a su zaga a un Vettel súper agresivo, que con un gran adelantamiento sobre el finlandés ha certificado su 51º victoria en la Fórmula 1 – igualando así a Alain Prost-. Tras el alemán, Hamilton ha conseguido remontar espectacularmente y terminar segundo por delante de Kimi Raikkonen, que ha completado el podio.

Gran remontada hasta los puntos, una vez más, de Fernando Alonso. | Manuel Goria / SUTTON

En el grupo medio, grandísima actuación de Fernando Alonso. El asturiano ha finalizado octavo, remontado cinco plazas respecto a la sesión de calificación y demostrando todo el talento que atesora con un McLaren que no está para entrar en los puntos. El asturiano, además, se ha dado el gustazo de adelantar en la penúltima vuelta al siempre molesto Kevin Magnussen, que se ha tenido que conformar con la novena plaza.

Precisamente, el compañero de equipo en Haas del danés, Romain Grosjean, otro sospechoso habitual en cuanto a toques e incidentes de carrera, ha sido el causante que ha provocado el abandono de Carlos Sainz. El madrileño ha realizado una salida magnifica, situándose en zona de puntos partiendo desde la 16ª plaza, y en la parte final de carrera ha visto como el francés lo enviaba directamente contra las barreras cuando lo estaba adelantando por el exterior. Una lástima, ya que el rendimiento del hijo del bicampeón del mundo había sido más que notable en esta carrera.