Fórmula 1

- J.M. Fernández Pellón

Schumacher, 25 años atrás

Tal día como hoy, 30 de agosto, pero de 1992, hace 25 años, Michael Schumacher lograba su primera victoria en la F1. El alemán, que consiguió 91 triunfos en su paso por la categoría, venció en Spa en otras cinco ocasiones, cuatro de ellas con Ferrari. La de 1996 fue su primera victoria en el trazado belga con un monoplaza de la Scudería.

El año 1996 es remarcable dentro del Mundial de F1 por ser el primero en el que Michael Schumacher corrió con Ferrari. Tras ganar dos títulos mundiales con Benetton, primero en 1994 con motores Ford y un año más tarde con propulsores Renault, el alemán firmó un contrato con la Scuderia de Maranello. Esa temporada acabó tercero en el campeonato tras los pilotos de Williams Renault, Damon Hill y Jacques Villeneuve. Ganó tres carreras, la primera el GP de España –bajo la lluvia-, el GP de Bélgica y el GP de Italia.

El F310, no estaba a la altura de los Williams. En calificación Michael, que precisamente había disputado su primera carrera en la F1 en ese trazado en 1991 con Jordan y había logrado su primer triunfo en la categoría allí al año siguiente con Benetton, pudo colocarse tercero, tras Villeneuve y Hill, este último perjudicado al no poder utilizar su último juego de neumáticos a causa de la lluvia.

TWITTER

La carrera se inició con una fulgurante salida de Villeneuve y Schumacher, quien por cierto había ganado allí el año anterior. Las doce primeras vueltas fueron de infarto, ya que Jacques y Michael lograron distanciarse de sus rivales a base de imponer un ritmo infernal, marcando, cada uno de ellos, cuatro récords de vuelta rápida. Un accidente de Jos Verstappen (Footwork) en la vuelta trece obligo a sacar el Safety Car. Inmediatamente Michael entró en boxes para repostar, algo que no hizo el canadiense al no recibir una respuesta clara de su equipo cuando se lo consultó por la radio. Ese fue el momento clave de la carrera porque el de Ferrari se colocó en tercera posición mientras que su gran rival, que paró una vuelta más tarde, se reincorporó a la pista quinto, por detrás de los dos McLaren –que tenían una estrategia de una sola parada y a quienes este incidente destrozó los planes- Schumacher y Alesi. Michael mantuvo su primera posición de ahí al final de la carrera, incluida la segunda parada, manteniendo siempre a su estela a Villeneuve, que no pudo superarlo pese a rodar muy pegado a él.