Fórmula 1

- Juan Manuel Fernández Pellón

Los Sainz se divierten en Navarra

Carlos Sainz, padre e hijo, han estado hoy rodando con dos vehículos históricos, un Lola T332 de Fórmula 5000 ex Mario Andretti y un Holden Commodore del V8 Supercars ganador en Bathurst en 2011.

El hecho de que Zak Brown, el patrón de McLaren sea un auténtico quemado de las carreras abre un mundo de posibilidades a sus pilotos. Si en su momento Fernando Alonso ha descubierto coches y especialidades diferentes gracias a las ideas del norteamericano, ahora le ha tocado el turno a Carlos Sainz.

Acompañado por su padre, que también tuvo su propia ración de pilotaje en Navarra, Carlos Sainz Jr se puso al volante de un Holden Commodore, un vehículo del certamen V8 Supercars de Australia, coche que también pudo conducir su progenitor. Se trata de la unidad con la que Garth Tander y Nick Percat lograron la victoria en la prueba celebrada en el mítico circuito de Bathurst en 2011.

Además de este impresionante coche, propiedad de Zak Brown, el patrón de McLaren se llevó a Navarra un bonito monoplaza, un Lola T332 con el que Mario Andretti fue subcampeón en la Fórmula 5000 en 1975.

Sin duda un día formidable para los Sainz, que como siempre, disfrutaron al máximo con estos coches con tanta historia a sus espaldas.