Fórmula 1

- Kevin Muñoz

Mick Schumacher probó el Ferrari F2004 de su padre

El joven piloto alemán tuvo la ocasión de ponerse al volante del mítico monoplaza rojo durante una exhibición en el Circuito de Hockenheim.

Regreso al pasado. Los aficionados presentes ayer en el Gran Premio de Alemania tuvieron una gran dosis de nostalgia cuando pudieron ver en primera persona como un Schumacher se subía al Ferrari F2004.

En esta ocasión el encargado de pilotar el monoplaza fue el hijo del siete veces campeón del mundo, Mick, que esta temporada compite en la Fórmula 2. El alemán disfrutó de lo lindo de la experiencia con un coche con el que su padre hizo historia en la temporada 2004, logrando su último título mundial.

 

 

 

“Fue simplemente fantástico poder ponerme al volante de este monoplaza”, reconoció Mick Schumacher. “Mientras esperaba en el pit lane para salir, los minutos parecían horas. Pero una vez que estuve en el circuito, los minutos pasaron como segundos. Quiero agradecer a Ferrari y a la Fórmula 1 por haberme dado esta oportunidad, fue un sueño y un honor para mí”.

“Recuerdo haber visto a mi padre por televisión ganando muchas carreras al volante de este coche y me impresionó la potencia y el ruido del motor V10. Podía ver a los fans vitoreando en las gradas, pero no podía escucharlos porque su sonido fue ahogado por el rugido del coche. No hubo un solo momento en el que no tuviera una gran sonrisa en mi cara. Si hubiera dependido de mí no hubiera vuelto nunca a los pits”, añadía el joven Schumacher entusiasmado con la experiencia.