Fórmula 1

- Redacción

Hungría, vuelta al origen de las victorias de Alonso

Este fin de semana se celebra el GP de Hungría de F1, el lugar donde en 2003 Fernando Alonso logró su primera victoria en la especialidad. La F1 regresa a ese escenario con la positiva noticia además del regreso de la F1 a México en 2015. Así ve esta carrera la Scuderia Ferrari.

El domingo se disputará la edición número 29 del Gran Premio de Hungría. La sede de la carrera ha sido siempre Hungaroring, a las afueras de Budapest, un circuito que ha sufrido varias modificaciones, aunque ninguna significativa. La Scuderia Ferrari ha ganado aquí en cinco ocasiones, lo que equivale a un 18% de las veces.

Tras el Telón de Acero. Su debut en el calendario llegó en 1986, causando un revuelo considerable al tratarse de la primera vez que la Fórmula 1 cruzaba el Telón de Acero, en un momento en el que la Guerra Fría seguía siendo una realidad y el mundo del deporte aún tenía frescos los recuerdos del boicot político de los Juegos Olímpicos de Moscú 1980 y Los Ángeles 1984. Sin embargo, resultó ser una opción acertada; la carrera sigue en pie a día de hoy y está entre las que mayor número de aficionados arrastra al circuito, pese a que Hungaroring sea estrecho, corto, lento, siempre sucio y con poca oferta de adelantamientos. Sin embargo, algunas de las mayores hazañas de los libros de Fórmula 1 se han escrito en este trazado.

Los logros de 1989. Una de estas hazañas lleva la firma de Nigel Mansell y de Ferrari. El inglés no tenía demasiadas razones para sonreír una vez acabada la sesión de clasificación, en la que finalizó en decimosegunda posición. Sin embargo, hizo una buena salida en carrera y fue remontando posiciones de inmediato. En el frente, Ricardo Patrese lideraba seguido de Ayrton Senna. Mansell firmó una gran remontada, rodando un segundo más rápido que el resto. Una vez que Patrese se quedó fuera, la batalla por la victoria quedó entre Senna y Mansell, aunque parecía imposible que el piloto de Ferrari pudiera completar un adelantamiento. Pero luego el inglés sí que hizo una gran maniobra, superando a Senna al aprovechar un ligero titubeo del brasileño mientras doblaba a Stefan Johansson y su Onyx. Fue una remontada increíble: Nigel ganó con 25 segundos de ventaja sobre Ayrton.

La era Schumacher. Para volver a ver a un Ferrari arriba en Hungría hubo que esperar hasta 1998 y a Michael Schumacher. El alemán dibujó sobre la pista otra de sus obras maestras: con un ritmo más rápido que el de los McLaren que rodaban delante, decidió junto a Ross Brawn pasar de una estrategia a dos paradas, a una de tres. Para que funcionase, el alemán tendría que ir a ritmo de clasificación y lo logró, batiendo tanto a Mika Hakkinen, como a David Coulthard. La carrera de 2001 en Hungría tuvo un sabor particularmente dulce para Schumacher y Ferrari: Michael se impuso por delante de su compañero, Rubens Barrichello, convirtiéndose en campeón del mundo a falta de cuatro rondas más que acabara el campeonato. Un año más tarde ambos pilotos cruzaron la línea de meta “en formación”, siendo la victoria para el brasileño. En 2004 llegó la última victoria de Ferrari allí, con un triunfo de récord para Michael Schumacher. El alemán igualaba la cifra de Hakkinen de 9 vueltas rápidas en una temporada y la de 7 victorias consecutivas de Ascari.

La primera de Fernando. Hungaroring fue también el escenario de la primera victoria en Fórmula 1 de Fernando Alonso. Corría el año 2003 y el español volvía a meter a Renault en la senda del éxito 20 años después, completando un fin de semana perfecto que había comenzado con el logro de la pole. Ya en carrera el español, a los 22 años y 26 días, se convertía en el ganador de un Gran Premio más joven de la historia.

El gran susto. El trazado húngaro también fue escenario de uno de los momentos más inquietantes de la Scuderia Ferrari. En la sesión de clasificación de 2009, Felipe Massa recibió el impacto en la cabeza de un muelle desprendido del Brawn GP de Barrichello. El brasileño perdió el conocimiento y acabó chocando contra las barreras. Felipe fue trasladado al hospital donde se recuperó totalmente y volvió al año siguiente a pilotar con normalidad su monoplaza.