Fórmula 1

- Redacción

Hamilton vence en un GP de Japón caótico

Jules Bianchi sufrió un accidente y tuvo que ser trasladado, inconsciente, al hospital. Fernando Alonso abandonó tras sufrir un fallo eléctrico en su monoplaza. Hamilton se impuso a Rosberg y ya tiene una ventaja de 10 puntos en la clasificación general.

Se disputaba la vuelta 46 (de 53 previstas) del Gran Premio de Japón cuando la organización detuvo la carrera. Bandera roja. Jules Bianchi (Marussia) se había salido en el mismo punto en el que, unos minutos antes, Adrian Sutil (Sauber) había perdido el control. La mala suerte quiso que fuese a impactar contra la grúa que estaba recogiendo el coche de Sutil. A partir de ese momento, ni una sola imagen sobre el incidente, lo que hacía presagiar lo peor. Unos minutos más tarde, salía a la palestra el jefe de prensa de la FIA, Matteo Bonciani, para confirmar que, efectivamente, Bianchi, que estaba inconsciente, tenía que ser trasladado inmediatamente al hospital en ambulancia porque el helicóptero no podía volar. Al parecer, por las informaciones posteriores, era más seguro el traslado vía terrestre.

Una vez detenida la carrera, y teniendo en cuenta la clasificación dos vueltas antes de la bandera roja, Lewis Hamilton (Mercedes) se proclamaba vencedor en Suzuka, por delante de su compañero de equipo, Nico Rosberg (Mercedes), y de Sebastian Vettel (Red Bull). Los tres se subieron al podio, en una ceremonia solemne y rápida, en la que las caras de todos dejaban entrever la preocupación por el estado de salud de Bianchi.

El británico se había hecho con el liderato de la carrera después de un complicado adelantamiento en la vuelta 28 a Rosberg, que partía desde la pole, casi sin visibilidad. Con esta victoria, Hamilton (266 puntos) aventaja en 10 puntos a Nico Rosberg (256 p) en la clasificación general del Mundial de Fórmula 1. Tercero es Daniel Ricciardo (193 p), que terminó cuarto en Japón, por detrás de Vettel, pero se sitúa por delante de él en la clasificación general y de Fernando Alonso, quinto con 133 puntos.

Ferrari, sin puntos

Un fallo eléctrico en el monoplaza de Fernando Alonso le privó de continuar la carrera cuando marchaba tras el safety car, que había salido debido a la fuerte lluvia. Habían pasado apenas tres vueltas cuando el coche de Alonso comenzó a perder potencia y, finalmente, no tuvo más remedio que pararse. Kimi Räikkönen tampoco puntuó al terminar 12º, por detrás de Danii Kvyat. Es la primera vez, después de 81 carreras consecutivas, que Ferrari no obtiene ni un solo punto, un dato que no deja de ser meramente anecdótico.