Fórmula 1

- Kevin Muñoz

Hamilton aguanta a Vettel en una nueva debacle de McLaren-Honda

Importante victoria del piloto de Mercedes en su lucha con el alemán de Ferrari. Fernando Alonso abandonó tras el enésimo problema técnico de su monoplaza.

Victoria de campeonato. Al final de temporada si Lewis Hamilton es capaz de lograr su cuarto título mundial, seguramente recordará con mucho cariño el triunfo logrado hoy en el Gran Premio de Bélgica.

Después de una carrera sin error y tras defenderse a la perfección del ataque final de Sebastien Vettel, Hamilton se ha impuesto en el Circuito de Spa-Francorchamps y se sitúa a sólo siete puntos del jefe de filas de Ferrari, que se mantiene líder del Mundial de Fórmula 1.

El británico de Mercedes ha controlado la prueba de principio a fin, siempre presionado de cerca por el bólido rojo. Cuando a menos de diez vueltas del final ha salido el safety car – tras un nuevo toque entre los compañeros de equipo en Force India, Esteban Ocon y Sergio Pérez -, la estrategia elegida por la escudería italiana, montando neumáticos ultra bandos a Vettel, parecía que les daría la victoria ante la apuesta de Hamilton por las ruedas blandas.

De este modo, en la resalida Vettel se ha colocado en paralelo de Hamilton al final de la recta de Kemmel, pero el inglés ha sacado a relucir todo su talento para defender la primera plaza y acabar ganando ante la impotencia del germano.

Gran remontada de Sainz, que ha finalizado décimo | Manuel Goria / SUTTON

Por detrás, brillante, una vez más, Daniel Ricciardo. Con un coche muy por debajo en rendimiento a los Mercedes y Ferrari, ha aprovechado la salida tras el safety car para superar a Valtteri Bottas, que a su vez ha sido adelantado por Kimi Raikkonen, y asegurarse la tercera plaza seguido de los dos finlandeses.

Carlos Sainz ha ido de menos a más todo el Gran Premio. Pese a una mala salida, en la que ha perdido tres plazas, el madrileño no ha perdido la fe y con constancia ha ido recuperando plazas hasta cruzar la línea de meta en décima posición. Punto merecido para el joven piloto español en una carrera complicada por las características técnicas del Toro Rosso.

Si la carrera de Sainz ha ido de menos a más, la de Fernando Alonso ha sido completamente al revés. El asturiano, que partía décimo, se ha situado séptimo al final de la primera vuelta, pero le escasa velocidad de su McLaren-Honda lo ha dejado vendido ante sus rivales, que lo superaban con inmensa facilidad en plena recta de Kemmel vuelta tras vuelta. Al final, el bicampeón, que se ha mostrado muy frustrado, se ha visto obligado a abandonar por un nuevo problema mecánico en la unidad de potencia japonesa.

F1