Fórmula 1

- Kevin Muñoz

Debacle de Ferrari y triunfo de Hamilton en Sakhir

La Scuderia perdió la victoria a pocas vueltas del final cuando falló la unidad de potencia de Charles Leclerc. Doblete de Mercedes y Carlos Sainz abandonó al final después de tocarse con Max Verstapen.

Correr como nunca para perder como siempre. El inicio de temporada no puede estar más gafado y eso que hoy partían con sus dos monoplazas en la primera fila de la parrilla del Gran Premio de Bahréin.

Charles Leclerc hacía una mala salida y se veía superado por sus rivales. Pero el joven talento monegasco demostró que en esta pista tenía ritmo y velocidad para ganar y fue a por ello. Con una buena estrategia, volvió a la primera plaza e iba camino de su primer triunfo en la categoría reina del automovilismo.

Pero cuando todo parecía que Ferrari iba a celebrar la primera victoria del año de la mano de su joven joya, un problema en el motor eléctrico del monoplaza rojo dejaba a Leclerc sin opción a defenderse de Lewis Hamilton y Valtteri Bottas.

Así la victoria recayó en manos del vigente campeón que seguido de su compañero completaban un doblete para las ‘Flechas de Plata’ que ni el más optimista de sus integrantes vaticinaban antes de la carrera.

Las opciones de Sainz se esfumaron cuando se tocó con Verstappen. | Zak Mauger

Leclerc finalmente logró mantener el último cajón del podio, y estrenarse de este modo en la Fórmula 1, después de que las últimas vueltas de la carrera se disputasen tras el coche de seguridad por el extraño doble abandono protagonizado por los Renault.

Max Verstappen era cuarto. El holandés ha tenido una carrera entretenida, llegándose a tocar con Carlos Sainz en los compases iniciales. El de Red Bull salía bien parado del impacto, mientras que el madrileño de McLaren sufría un pinchazo y perdía todas las opciones en una prueba en la que por ritmo y circunstancias podría haber optado al podio.

El Top 5 lo completó un Sebastien Vettel completamente desdibujado. El alemán, superado en todo momento por su nuevo compañero de equipo, cometió varios fallos de pilotaje que le obligaron a pasar una vez más por boxes a cambiar ruedas. Después, a contrarreloj, remontó hasta la quinta posición en un gran premio donde el Ferrari era el coche más competitivo de la parrilla.

F1