Fórmula 1

- J.M. Fernández Pellón

Caza de brujas en Ferrari

La Scuderia Ferrari ha anunciado la sustitución de Maurizio Arivabene como director del equipo. Han sido cuatro años los que ha pasado el ex directivo de Philip Morris al frente de Ferrari. Será sustituido por Mattia Binottto. Un terremoto de inesperadas consecuencias.

Cuando los equipos no consiguen los resultados esperados, tarde o temprano reorganizan su organigrama, sustituyendo a algunos elementos en búsqueda de mayor eficacia. Precisamente hace unos días en Hyundai Motorsport cambiaron a Michel Nadam por por Andrea de Adamo, equipo que tuvo el título del WRC al alcance de sus mandos con Thierry Neuville. De forma similar, la Scuderia Ferrari, que en la temporada 2018 fue el gran rival de Mercedes en la lucha por el título Mundial de F1, no logró desbancar al fabricante alemán, invicto desde que entró en vigor la tecnología híbrida en la especialidad.

En Ferrari acostumbran a que sea en esta época cuando se producen esos cambios, y este ha sido de gran calado. Después de cuatro años, Maurizio Arrivabene abandona el equipo. Según reza el comunicado emitido por Ferrari: La decisión se tomó junto con la alta dirección de la compañía después de largas discusiones relacionadas con los intereses personales a largo plazo de Maurizio, así como con los del propio equipo.”

Arrivabene anunció precisamente a mediados de diciembre que la presentación del nuevo monoplaza de la Scuderia para la temporada 2019 se presentará el 15 de febrero. Fue en la entrega del premio “Casco de Oro” que recibió por parte de la prestigiosa revista italiana Autosprint. Precisamente ha sido la prensa italiana, el diario La Gazetta dello Sport, quien dio la primicia del cese de Arivabene en su edición de ayer, confirmada horas después por el comunicado de la Scuderia.

Tras el verano, a raiz del fallecimiento de Sergio Marchionne se estableció una lucha de poder dentro de la Scuderia, equipo que Arrivabene dirigía de forma muy autoritaria, estas interioridades están saliendo a la luz ahora que el italiano ya está fuera, siendo la facción contraria la encabezada por el director técnico del equipo, Mattia Binotto, un ingeniero que lleva más de veinte años en el departamento de F1 de la marca italiana.

Sea como fuere, un cambio de este calibre será duro de digerir para todos los que trabajan en Maranello, puesto que una crisis de este tipo afecta a todo el personal de la formación, incluidos sus dos pilotos, Sebastian Vettel, y el recién llegado, Charles Leclerc. Ambos tendrán una gran presión este año para ver si por fin logran el ansiado título para Ferrari.