Fórmula 1

- Juan Manuel Fernández Pellón

Arde Troya en Red Bull

Doblete de Red Bull en Malasia y caras largas en el podio. Sebastian Vettel logró la victoria por delante de Mark Webber desoyendo las órdenes de equipo que dejaban vía libre al triunfo al piloto australiano. Fernando Alonso abandonó en la segunda vuelta.

El Gran Premio número 200 de Fernando Alonso no será uno que precisamente se esfuerce en recordar, puesto que sólo duró poco más de una vuelta antes de acabar atrapado en la grava. Sebastian Vettel lideró el doblete de Red Bull Racing por delante de Mark Webber, aunque no sin causar cierta polémica, ya que el equipo les había pedido mantener la posición cuando el australiano aún rodaba por delante del alemán. Completando el podio estuvo Lewis Hamilton para Mercedes.

Tampoco el patrón de Mercedes, Ross Brawn se libró de la polémica, ya que Nico Rosberg pidió por radio en varias ocasiones que le dejaran adelantar a Lewis Hamilton porque iba más rápido que él. “Negativo, negativo”, así le contestaron desde el muro.

Felipe Massa, que retrasó al máximo su cuarta parada en boxes, se detuvo en la vuelta 48, justo por detrás de la batalla que estaban librando Sergio Pérez y Kimi Raikkonen. No tardó mucho el brasileño en pasar al McLaren y al Lotus para conseguir la sexta posición. Con los neumáticos frescos volaba, y a falta de dos vueltas para el final pasó a Grosjean hasta hacerse con la quinta posición. Nico Rosberg terminó entre el ferrarista y el trío del podio.

Raikkonen, en una carrera en la que siempre estuvo enzarzado con otros pilotos, Nico Hulkenberg y Sergio Pérez especialmente, se tuvo que conformar con la séptima posición.

La F1 se toma ahora un pequeño descanso hasta la llegada del Gran Premio de China el fin de semana del 14 de abril.