Fórmula 1

- Redacción

Y Alonso se despidió de Ferrari

La tradicional Comida de Navidad de la Gestione Sportiva, en la que se reúnen todos los empleados de la Scuderia Ferrari, junto a los representantes de los socios técnicos y comerciales, se celebró ayer. Se trató del íntimo acto de Fernando Alonso en Ferrari.

La jornada comenzó con unas palabras sobre Jules Bianchi y Michael Schumacher, dos pilotos muy queridos en el seno del equipo de Maranello y que en este momento se encuentran librando una larga y difícil batalla. Recordándolos estuvo Maurizio Arrivabene, que hizo su primera aparición en su nuevo papel de Director General de la Gestione Sportiva, después de tantos años en los que ha sido un alto cargo de Philip Morris. Arrivabene, en su discurso, recordó también a Emilio Botín, el Presidente del Banco Santander fallecido a principios del mes de septiembre, antes de pasar a describir la emoción que supone asumir este nuevo rol. “Estoy muy orgulloso de trabajar para esta compañía, la más bonita que existe. Una empresa se compone de las personas que la forman, y en este caso, de personas especiales. Estamos aquí para desearnos Feliz Navidad, pero de enero en adelante, no quiero veros a la defensiva, sino al ataque, porque el objetivo es el de devolver a la Scuderia donde debería estar”.

Sobre el escenario había un F14 T y un Alfa Romeo 6C, el coche con el que corrieron los primeros pilotos de la Scuderia Ferrari fundada hace 85 años. Piero Ferrari, por su parte, subrayó el coraje de su padre quien, en 1929, un año de gran crisis, decidió hacer correr a pilotos “gentleman” con Alfa Romeo. Precisamente de Ferrari y de Alfa Romeo habló también el presidente de FIAT-Chrysler Automobiles, John Elkann, que recordó el gran lazo que une a Ferrari y a la familia Agnelli. “Desde que mi abuelo selló un pacto con Enzo, Ferrari ha sido algo completamente especial para nosotros. Siempre hemos trabajado juntos con respeto mutuo, consiguiendo grandes resultados”, comentó Elkann. “Estamos muy ligados a Ferrari y estamos trabajando para garantizar un futuro aún mejor. En pista también, hay mucho trabajo que hacer, pero estamos decididos a poner a disposición todos los instrumentos que sean necesarios para obtener los resultados que esta Scuderia merece. Me complace ver que también hay un Alfa Romeo en pista, porque 2015 será un año importante también para esta gran marca”.

El almuerzo se cerró con las palabras del Presidente Sergio Marchionne, que comentó: “En esta sala hay muchas personas con mucho talento. Estoy aquí para que podáis dar el máximo y poder daros para ello los recursos necesarios, para que vuestra capacidad sumada a la extraordinaria pareja de pilotos con los que contamos, pueda hacer que estén en posición de competir por la primera fila. Esa es la razón por la que decidí traer a Maurizio Arrivabene, que se asegurará de que tanto vosotros, como Ferrari, puedan beneficiarse de un eficiente liderazgo. Maurizio cuenta con toda mi confianza, conoce este mundo desde hace mucho tiempo y tiene la capacidad para guiar a la Scuderia en un periodo difícil para el equipo y para toda la Fórmula 1”. No temer al cambio, ser proactivo y tener el coraje de dar ideas. Sé que podeis hacerlo y eso es lo que necesita Ferrari”. El Presidente Marchionne concluyó dando las gracias a los socios técnicos y comerciales. “Gracias a todos”, dijo. “Los verdaderos socios se ven en estos momentos, en la dificultad, y ni un sólo día sentí que me faltaba vuestro apoyo. Os aseguro que eso no ha pasado desapercibido”. Una vez se acabó el almuerzo, John Elkan, Piero Ferrari, Maurizio Arrivabene y el Consejero Delegado de Ferrari Amedeo Felisa, subieron al escenario para desearles a todos felices fiestas.

Al final, un montón de fotos con todos y en particular con Kimi Raikkonen, que el año que viene junto a Sebastian Vettel formará la pareja de pilotos de la Scuderia Ferrari, y con Fernando Alonso, quien realizó su última aparición como piloto de Ferrari.