Coches

- Rafa J. Cid

Volkswagen XL Sport, ¿el coche perfecto para competir?

Con menos de 900 kilos, aerodinámica vanguardista y motor Ducati de 200 CV, es un verdadero matagigantes.

Volkswagen nos ha dado una sorpresa mayúscula en el Salón de París: el XL Sport. Tiene un precedente, el XL1, un coche diseñado para no consumir absolutamente nada: ligero, aerodinámico como una flecha… y con motor “chiquitín”. En pocas palabras, el XL Sport toma todo lo que en el XL 1 es perfecto para la competición, y a ello suma un motor de origen Ducati con 200 CV.

Nace así uno de los modelos más puros de los últimos tiempos, un matagigantes comparable a fieras como el Alfa Romeo 4C, y quizá un coche que en circuitos pueda convertirse en el Rey entre los coches de menos de 300 CV.

La primera clave, el peso, logra bajar de los 900 kilos gracias a la plataforma de plástico reforzado con fibra de carbono, llantas de magnesio y puertas de plástico que al abrirse pivotan hacia arriba.

Verwendung fuer Pressezwecke honorarfrei

La aerodinámica es una de las más destacables del mercado, con suelo plano para efecto suelo y diversas piezas móviles –en el frontal, también el alerón trasero–, además de entradas de aire estratégicas para eliminar turbulencias.

El motor merece capítulo aparte, salvo para nuestros colegas moteros: este Ducati bicilíndrico en V estrecha –V2– sube hasta las 11.000 rpm –¡!–, y entrega 200 CV a las ruedas traseras mediante una caja de cambios de doble embrague. Así armado alcanza los 270 km/h, y pasa de cero a cien en 5,7 segundos.

Afortunadamente, el Volkswagen XL Sport no es solo un prototipo: de él se fabricarán 250 unidades. Gracias, Volkswagen.

Verwendung fuer Pressezwecke honorarfrei