Coches

- Rafa J. Cid

El Toyota Yaris regresa con nueva cara y mejoras en todos los apartados

La nueva versión, renovación del modelo 2011, presenta mejores interiores, baja las cifras de consumo y evoluciona la amortiguación. Sobresale en fiabilidad.

En 2011 Toyota presentó nuevo Yaris, y ahora en 2014 vuelve con interesantes evoluciones que van más allá de un mero cambio de cara. En lo que no quiere alteraciones es en su fiabilidad. A día de hoy los fabricantes nipones están logrando las mejores notas en este apartado, y sus responsables afirman orgullosos que la reputación de visitar poco el taller es ya la primera razón de compra de su utilitario.

El diseño evoluciona de manera destacada, pues la nueva parrilla frontal, en forma de X y con una generosa boca, le hace parecer un coche muy diferente, más jovial y atrevido.

Los mismos adjetivos podemos utilizar para el interior, que ha sido modificado de arriba abajo: mejora el tacto de los materiales y ofrece interesantes posibilidades de personalización con llamativos colores. Sin duda, el nuevo Yaris ya no es aburrido.

La amortiguación del Yaris ha sido retocada. Los amortiguadores transmiten menos vibraciones, los muelles son ligeramente más blandos y, al contrario, la barra de torsión trasera –delante encontramos un eje McPherson– es discretamente más rígida. Además, se han añadido nuevos puntos de soldadura para mejorar la rigidez torsional.

El resultado es un coche más confortable en pequeña escala, que puede hacerse moderadamente más deportivo si escogemos las versiones Advance y Feel, de suspensión algo más dura y llantas de 16 pulgadas. Por el momento, no se prevén versiones realmente deportivas ni por potencia no por tacto.

La gama de motores del Yaris se compone de un gasolina de tres cilindros 1.0 VVT-i de 70 CV, escalón de acceso a la gama, y que mejora su consumo de 4,8 a 4,3 litros a los cien. Le acompañan el gasolina 1.33 Dual VVT-i de 100 y el muy aconsejable diésel 1.4 D4-D, que solo bebe 3,8 litros cada cien kilómetros.

Por último, el Yaris Hybrid de 100 CV. baja el consumo a 3,3 litros de gasolina, aunque su precio, 1.300 euros superior al diésel, lo hace recomendable únicamente para los que hacen muchos kilómetros por ciudad.

Bluetooth y diversas aplicaciones de Internet están disponibles en su lista de opcionales gracias al nuevo Toyota Touch 2, con pantalla de 7 pulgadas, además de la cámara trasera, el techo panorámico de cristal o el climatizador bizona.