Novedad

- Rafael J. Cid

Toyota continúa la expansión de sus modelos GR

Son parejos a los AMG de Mercedes o N de Hyundai y están recibiendo un fuerte espaldarazo.

Los que llevamos muchos años en el mundo del automóvil sabemos que los coches deportivos a veces no dan dinero a las marcas que los fabrican. Pero siempre, siempre, dan caché y generan pasión. Hacen vender. Hacen ganar dinero. Esto no lo saben todos los directivos de las marcas, en particular esos que llegan cuando hay crisis y se ponen a recortar lo que no genera pasta. Ford pasó por años sin deportivos. Como Peugeot, como Citroën. Y todas esas marcas, cuando ven en las encuestas que sus seguidores empiezan a quererlos tanto como a los fabricantes de lavadoras, entonces regresan a la pasión, y suelen hacerlo por la puerta grande.  

Toyota Supra GR Concept. | Toyota

Ahora le toca a Toyota. Tras una larga travesía del desierto y coches híbridos que son anunciados por la propia marca como modelos "para que los conduzca otro", o "para dejar aparcado e ir en bus", la firma japonesa ha recuperado sus genes deportivos. Primero lo hizo con el GT 86. Luego, con el Toyota Yaris GRMN. Y el futuro se prevé lleno de sorpresas.

Todavía no sabemos cuáles serán sus próximas creaciones, pero las expectativas son espectaculares. El Toyota Supra, a punto de nacer, ya ha sido visto, en estado de prototipo, con los colores y el apellido GR, así que bien podría ser el primero de la lista, si es que no se le adelanta en GT 86 GR. Y aun más fiero podría ser el GR Super Sports Concept, un prototipo de 1.000 CV construido en fibra que, tras la victoria de Toyota en Le Mans con Fernando Alonso, ha recibido un espaldarazo de cara a ser fabricado en serie.

Las posibilidades son muchas. Toyota ha vuelto a conectar sus éxitos en competición con las calles, que es la manera de hacer verdaderos los primeros. Y esos deportivos se apellidarán GR. Toyota vuelve a ser apasionante.