Coches

- Rafa J. Cid

Toyota actualiza su deportivo, el GT86

Reaparece con discretos retoques estéticos, en suspensiones o motor. Ya está disponible desde 32.300 euros.

El Toyota GT86 es un deportivo que se pilota como los de toda la vida: duro de amortiguación, con centro de gravedad bajo al que colabora el motor bóxer de cilindros opuestos y 200 CV, y tracción trasera. Es pura diversión.

Ahora, el motor ha sido modificado para cumplir con la norma de emisiones Euro 6. Además, hay modificaciones en la suspensión y la dirección: “pequeños ajustes permiten que el GT86 sea todavía más eficaz en conducción deportiva, incrementando la estabilidad y mejorando, aún más, el paso por curva”, han comentado sus responsables.

El diseño exterior se mantiene, a excepción de la antena del equipo de sonido, que ahora es de tipo aleta de tiburón. Se ubica, como anteriormente, en la parte final del techo, aunque aquella era de diseño convencional y mayor tamaño. En el habitáculo, las novedades afectan a los materiales que recubren el salpicadero, que pasan a ser símil fibra de carbono, y a la consola, que ahora incluye un apoyabrazos entre los asientos.

Hay un único nivel de equipamiento, denominado ‘Sport’, que se puede completar con tres opciones: tapicería de piel/Alcantara, cambio automático con levas en el volante y navegador. Ahora todas las versiones llevan de serie sensor de presión en los neumáticos.