Novedad

- Redacción

"Hasta que no me subí al Cupra Ateca, no creía que un SUV pudiese ser deportivo"

Jordi Gené nos da las claves de como desarrolló el primer SUV de Seat bajo la marca Cupra.

La excelente puesta a punto del Seat León Cupra fue una de sus principales bazas a la hora de batir el record de Nurburgring hace unos años, y tal ajuste fue llevado a cabo por Jordi Gené. Ahora, Cupra le ha encargado que ponga a punto su primer coche, su primer SUV, el Ateca, que llega con 300 caballos a un precio que ronda los 45.000 euros.

 

¿Puede un SUV tener un comportamiento deportivo?

Hasta hace un año y medio estaba convencido de que no. Pero cambié de opinión tras probar este coche en fase muy experimental; me sorprendió. Fue hace un año cuando recibí el encargo de Cupra de desarrollar este Ateca, partiendo de la base de un Ateca FR con pequeños cambios, lo que sería una versión de evolución. Ya entonces pude comprobar que conseguir ese objetivo era muy posible, aunque no se trataba de un encargo fácil, representaba un interesante reto y la búsqueda de un equilibrio entre todo lo que requiere o exige un SUV”.

Seat

¿Qué grandes retos plantea desarrollar un SUV de carácter deportivo?

El reto más grande es que un SUV debe ser un coche muy versátil. Si lo desarrollas solo como deportivo, perderá buena parte de sus funciones. Por ejemplo, no podrá ser bueno en campo por escasas que sean las exigencias en este apartado, tampoco en ciudad, o en la nieve… Si tiras mucho para un lado u otro pierdes eficacia en otra parcela, por eso es especialmente complicado su desarrollo y por eso el equilibrio es lo que mejor define el reto de hacer un SUV deportivo”.

Seat

El Seat Ateca FR ya ofrece un comportamiento sobresaliente y con un toque deportivo, ¿qué comportamiento y tacto de conducción se ha buscado en el Cupra Ateca?

Tienes que dar un paso más. El FR ya es un coche con una dinámica muy buena para ir rápido, pero al extremo siempre hay unas limitaciones de comportamiento. En este caso hemos ido un paso más allá, en algunos apartados hemos no solo hemos dado un paso adelante, sino dos y hasta tres, para que el conductor pueda exigir más prestaciones, mayor capacidad de aceleración, deceleraciones más fuertes, un paso por curva más rápido y en conjunto un plus de finura en la conducción que mantenga mejor la posición al límite para poder ir siempre más rápido”.

Seat

¿Qué elementos se han modificado o ajustado para conseguir estos objetivos?

Hay muchos elementos, mucho trabajo, no puedes cambiar solo uno, si lo haces desequilibras el conjunto y hay que conseguir una armonía global: motor, suspensiones, chasis, electrónica… Todo lleva su tiempo y trabajo. Lo primero es el trabajo realizado en las suspensiones. A priori, la solución más fácil es endurecer la suspensión para que el coche no balancee en las curvas, para que no cabecee y acabe descomponiéndose en el paso por curva. Puedes endurecerlo todo, pero al hacerlo llegan otros problemas, surgen rebotes de suspensión que descolocan el coche, los controles de estabilidad se activan muy rápido porque las ruedas pierden el contacto con el suelo… Conseguir afinar todo esto es un trabajo muy laborioso, muy técnico, incluso meticuloso. Y todo ello, sin olvidar que uno de los cambios más importantes es que el motor casi dobla la potencia de las versiones Seat, y eso es mucho. Efectivamente, la altura se ha rebajado en diez milímetros, pero cuidado con bajar mucho la altura porque podemos perder buena parte de la capacidad de evolucionar fuera de pista con garantías de no quedarse enganchado. Conseguir estas prestaciones, equilibrio y comportamiento, sin perder sus aptitudes off road, es algo muy difícil; y conseguirlo ha sido especialmente positivo.

Definido por tanto el motor, su potencia y par, adaptamos la suspensión a la exigencia de la mecánica; y también ajustamos el chasis para ese nivel de prestaciones. Lo siguiente fue trabajar en la electrónica. Todos estos cambios hacen que exista una gran diferencia entre un Ateca FR y un Cupra Ateca. No se trata solo de conseguir que el escape petardee en deceleración, que dicho sea de paso, tiene un sonido espectacular y también es fruto de un trabajo extensivo en esta área. Aquí no hay un altavoz que simule el ruido, el ruido lo hace el escape y está completamente controlado de forma electrónica, es una acústica real. Son muchas pequeñas cosas que dotan al Cupra Ateca de una fuerte personalidad y sinceramente no creo que haya un coche en el mercado con una personalidad tan fuerte y definida como este”.

Seat

¿Cuál es, a tu juicio, el elemento que más aporta en el comportamiento deportivo de un coche?

“Son las suspensiones, en este caso hemos conseguido mayor recorrido de suspensión, porque hemos rebajado la altura de la carrocería 10 mm frente al FR, pero manteniendo el mismo recorrido. Gracias a ello y a las modificaciones en barras estabilizadoras, amortiguadores y otros elementos, las ruedas copian muy bien el suelo y no pierden nunca el contacto con él”.

Seat

¿De qué aspecto del comportamiento del Cupra Ateca te sientes más orgulloso?

“Del motor. Tener un SUV de este tamaño, peso y potencia lo convierte en un automóvil único. La relación peso/potencia del Cupra Ateca es genial. Hay SUV con motores más grandes… y también pesados, que pueden ir un poquito más rápido en línea recta, pero a la hora de frenar, de entrar y de pasar por curva no hay ningún SUV en el mercado que le haga sombra. También estamos muy orgullosos de la parte dinámica de la suspensión, los amortiguadores… Ha sido un trabajo realizado con el todo el cariño e ilusión, en un centro técnico propio con ingenieros muy buenos, que trabajan para todas las marcas del grupo. Estamos acostumbrados a los retos y conseguir lo que hemos conseguido en un SUV, que tenga este comportamiento y este paso por curva es algo muy importante para Cupra”.

 

El Cupra Ateca va ser uno de los SUV más rápidos de su categoría ¿Piensan “atacar” un récord en Nürburgring?

“No lo creo, porque no creo que batiéramos ningún record… En las largas rectas de Nürburgring los grandes SUV de 500 CV o más nos ganarían, aunque no con facilidad, porque recortaríamos mucho la ventaja en la zona de curvas. Eso sí, sorprenderíamos mucho porque estaríamos muy cerca de sus tiempos con muchos menos caballos de potencia”.

 

¿Dónde se ha desarrollado el Cupra Ateca? ¿Ha habido pruebas en circuito o en carreteras míticas?

“Cuando desarrollé el León Cupra lo hicimos prácticamente todo en el Nordschleife, en Nürburgring. Pero este coche no, el Ateca lo hemos desarrollado en el circuito de Castellolí, y también hemos probado mucho en carretera, en diferentes superficies. También tuve la suerte y la oportunidad de combinar el desarrollo con unas vacaciones de invierno en la montaña y pude comprobar que es realmente deportivo”.