Novedad

- Juan Manuel García Rubio

SQ7 4.0 TDI: el Audi diésel más potente

Es el Q7 más potente de la marca, con 435 caballos, tiene tres sobrealimentadores y un sistema eléctrico adicional de 48 voltios.

Audi no hace más que dejarnos borquiabiertos cada vez que leemos sobre sus novedades. Acaba de presentar el que es el Audi diésel más potente, el SQ7 con motor de 8 cilindros en V y 435 caballos. Ya se ha abierto la preventa (se pueden hacer pedidos), y las primeras unidades a los clientes se harán después del verano. Cuesta 110.970 euros y se puede adquirir tanto en versión de 5 asientos como de 7.

SQ7 014

Este Audi es toda una joya también. Su motor V8 TDI de 435 caballos y 900 Nm de par máximos está asistido por tres sobrealimentadotes, dos turbocompresores y un compresor eléctrico capaz de llegar a las 70.000 rpm. que se mueve con un sistema eléctrico adicional de 48 voltios, que no sustituye para el resto de funciones al tradicional de 12 voltios, aunque ocasionalmente puede traspasarle a este último tensión a través de inversión DC/DC en situaciones que se pudieran requerir. Este último, además, y si se opta por el pack de estabilizadoras electromecánicas –eAWS– y el diferencial trasero deportivo (Torque Vectoring) se encarga también de suministrar la energía para hacerlos funcionar.

El objeto de los tres sobrealimentadotes es hacer desaparecer lo más posible el llamado turbo lag, o respuesta al acelerador. De tal forma que el compresor eléctrico actúa desde las primeras vueltas con un tiempo de respuesta de solo 250 milisegundos, el aire a presión suficiente para que el primer turbocompresor empiece a funcionar. Este primer turbocompresor funciona hasta 2.500 vueltas con la segunda válvula de escape cerrada a través del Valvelift, o sistema de alzado de válvulas. A partir de ese régimen, se abre ese segunda válvula, dando paso a que funcione el segundo turbocompresor. Ambos funcionan juntos hasta las 5.000 revoluciones por minuto. El resultado es un motor con un funcionamiento impecable y un tiempo de respuesta inapreciable al conductor, con mucha fuerza y tirón. Además suena más como un gasolina que como un diésel, con un sonido deportivo bonito. Una auténtica virguería.

SQ7 001

El SQ7 de Audi corre mucho y bien. Pasa de 0 a 100 km/h. en solo 4,8”, lo que habla por si solo de sus posibilidades y prestaciones, además de que alcanza los 250 km/h. habituales en este tipo  de coches deportivos, máxima proeza además cuando hablamos de un súper SUV de más de dos toneladas de peso. La caja de cambio es automática de 8 velocidades por convertidor de par, las ruedas de 20” de serie, suspensión neumática adaptativa con ajustes específicos para esta versión, asientos deportivos en Alcántara, depósito de combustible de mayor capacidad y hasta 24 sistema de ayuda  al conducción.