Coches

- Rafa J. Cid

El Seat Ibiza Cupra alcanza los 192 CV y añade amortiguación variable

La nueva versión podrá contar, por fín, con caja manual. Estéticamente adopta los cambios del restyling de toda la gama.

Ya sabes que los restyling suelen ser actualizaciones a mitad de la vida comercial de una gama de automóviles, que mediante nuevas defensas, o con un nuevo motor diésel, buscan actualizarse. Pero, habitualmente, suponen más ruido que nueces.

Sin embargo, esta no es una de esas ocasiones: además de cambios estéticos, el restyling del Seat Ibiza Cupra adopta todas las evoluciones que estrenó el Volkswagen Polo GTI hace escasos meses, y que hacen que debiéramos hablar de una nueva generación del deportivo de Martorell.

Estéticamente, el Cupra mantiene prácticamente intacta su imagen, eso sí, diferente al resto de los Ibiza gracias a defensas con amplias tomas de aire, retrovisores en negro, llantas específicas o cuatro orificios en la parrilla que se están convirtiendo en uno de sus signos identificativos.

Hasselblad H4D

En el interior hay más cambios, como el volante del León y un rediseño de las tomas de aire, panel de instrumentos o sistemas de entretenimiento, con incrementadas posibilidades de conexión, Internet incluido.

Y es bajo el capot donde encontramos la revolución: tanto en motor como en amortiguación. El propulsor sobrealimentado crece de 1.4 a 1.8 litros –cilindrada que ya mostraron versiones precedentes–, y con ello la potencia aumenta de 180 a 192 CV, con un notable incremento del par motor de 250 a 320 Nm. Así armado alcanza los 100 km/h en 6,7 segundos, con un consumo medio de 6 litros a los cien.

Y no menos interesante es que, por fin, podrá ser asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades, pero no al DSG de doble embrague, único disponible hasta la fecha.

La guinda la pone el sistema Driver Profile –que podemos llamar botón sport–, mediante el cual se acentúan las características deportivas del coche, y que incluye amortiguación de dureza variable por vez primera en la gama Ibiza, elemento muy poco visto todavía en esta categoría de vehículos.

En definitiva, el Ibiza Cupra cambia de manera importante para seguir siendo uno de los más fieros deportivos de su categoría, que comparte con atletas como el Renault Clio RS o el Peugeot 208 GTI by Peugeot Sport.