Zona retro

- Rafael J. Cid

El Seat 124 cumple medio siglo

Repasamos su historia, en particular, sus éxitos deportivos de la mano de los mejores pilotos españoles de la época. 

Hace ya 50 años que SEAT lanzó uno de los modelos más importantes para la marca y para la sociedad española: el Seat 124, presentado en el Salón del Automóvil de Barcelona de 1968 y lanzado al mercado, precisamente, durante el mes de mayo. Un automóvil con el que muchos españoles comenzaron a tener consciencia de formar parte de una incipiente clase media, como ocurría ya en gran parte de Europa.

Seat

El 124 presumía de ofrecer gran confort de rodadura, elegancia y altos estándares de seguridad. Pero elementos totalmente habituales hoy que pasan desapercibidos como los cinturones de seguridad, reposacabezas, los espejos retrovisores o circuito doble de frenos con servofreno, no aparecían en la lista de equipamientos del 124. Pero antes de nada, vamos a recordar lo que hizo en competición…

Seat

Todo empezó en 1970 cuando, con el motor de 124, Seat da vida a la Fórmula Nacional, posteriormente llamada Fórmula 1430, una copa de monoplazas para circuitos con 75 CV para tan solo 420 kilos. Luís Pérez Sala sería uno de sus pilotos.

Y fue en 1971 cuando SEAT creó el departamento de Vehículos Especiales en su fábrica de Zona Franca (Barcelona) para participar oficialmente en competición en 1972. El primer rally para el equipo oficial de Seat fue el Criterium Luis de Baviera en 1972 en el que participó con un Seat 124-1600, matrícula B-7169-F. La primera victoria llegó en Octubre en el Rally RACE valedero para el Campeonato de Europa con Cañellas pilotando un 124-1600 TC. Antonio Zanini ganó el rally 2000 Viratges, pasando a ser el tercer piloto de Seat.

Seat

Ya en su primera participación, el 124 de Cañellas-Ferrater se impuso en el Campeonato de España de Rallyes, a quien sustituirá en el palmarés Jorge Babler, que de nuevo con el 124 ganaría el título 1973. A continuación, Antonio Zanini ganaría los títulos de 1974 (1430-1600/1755), 1975 (1430-1840), 1976 (1430/124-1840), 1977 (124-1840/2100) y 1978, ya con el 131. Así, Seat ganó el título de marcas entre 1973 y 1979. En este periodo, SEAT participó en 104 rallyes, con un total de 39 victorias y 96 podios. Con el 124/1430, Zanini fue además subcampeón de Europa de rallyes en 1976.

Sin duda, el SEAT 124 D Especial de Grupo 4 es el protagonista de la mayor gesta deportiva internacional de la marca hasta el desembarco de Seat en el Campeonato del Mundo de Marcas de 2 Litros, en 1996, con el Ibiza Kit Car. En la edición de 1977 del Rallye de Montecarlo, los 124-1840 de Antonio Zanini-Juan Petisco y Salvador Cañellas-Daniel Ferrater acaban en la tercera y cuarta posiciones absolutas, respectivamente.

Seat

Los coches preparados por Seat Competición, bajo la dirección técnica de Vicente Aguilera, demostraron su velocidad y robustez en la prueba de carretera más famosa del mundo. Y los pilotos del equipo que dirigió José Juan Pérez de Vargas exhibieron sus dotes y talento frente a los mejores del panorama internacional. Con unos coches directamente derivados de los de serie y frente a los potentes escuadrones oficiales de Lancia, Fiat, Opel y Alpine, y los competitivos Porsche privados, el trabajo y la preparación del equipo permitieron a Seat codearse con los grandes. Seat fue la revelación de la prueba al conquistar el trofeo al mejor equipo oficial participante.

El año pasado se celebró el 40 aniversario de la hazaña de Seat Competición en el Montecarlo, y a tal fin Seat Coches Históricos creó una réplica del SEAT 124-1840 de Grupo 4. El coche ha participado en las dos últimas ediciones del Rallye Montecarlo Histórico, 2017 y 2018, tripulado ni más ni menos que por Salvador Cañellas y Daniel Ferrater, una de las duplas protagonistas de la gesta de hace ya 41 años.

Seat

De calle

El Seat 124 fue el turismo de la clase media española en la década de los sesenta y setenta, un vehículo de tres volúmenes, homologado para cinco pasajeros con dos banquetas delante y un asiento corrido detrás, un amplio maletero de 385 litros y un equipamiento austero, aunque completo para la época.

Por el contrario, la aparición del Seat 124 supuso un enorme salto evolutivo al final de los años 60, cuando predominaba el 600. El nuevo turismo permitía a las familias emprender un viaje asegurando un confort prácticamente desconocido hasta la fecha, y donde la baca del techo ya no era imprescindible para transportar el equipaje. El mismo año que se presentó, fue elegido “Coche del Año 1968” en España, y es que la acertada estrategia de Seat con el lanzamiento del 124 permitió a la marca española adentrarse en uno de los segmentos de mayor crecimiento en la Europa de la época: el de los turismos de nivel medio o medio/bajo.

Seat

Su diseño era más moderno, dinámico y juvenil, la palanca de cambios de cuatro velocidades y excelente tacto se situó en el piso del 124, y su nivel prestacional era excelente con su alegre motor de 60 CV de potencia, que debe su agrado de funcionamiento a su baja cilindrada de 1.197 cm3, con un bloque cuatro cilindros y válvulas en cabeza con varillas y balancines de accionamiento, y un carburador de doble cuerpo en vertical. Asimismo, el reducido peso del Seat 124 –855 kg–, ayudaba al conjunto a responder de manera inmediata y ágil, acercándose al comportamiento de un turismo deportivo.

La estructura del chasis del 124 era prácticamente la del Seat 1500, presentando una conducción muy similar. Conservaba el eje rígido propulsor trasero, con suspensión de muelles helicoidales y amortiguadores telescópicos, una suspensión delantera con eje de brazos oscilantes, muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra estabilizadora, y una dirección de tornillo sinfín y rodillo, que conseguía un radio de giro mínimo de 5,35 metros. Sin embargo, destacaba por incorporar por vez primera, cuatro discos de freno, que en versiones posteriores incluirían ya dos circuitos independientes, y también por incorporar cinco apoyos para el cigüeñal, en lugar de tres como Seat llevaba cabo hasta la fecha. El depósito de gasolina puede albergar 39 litros de combustible y neumáticos con medidas 155 SR-13 pulgadas.

Seat

A lo largo de los 14 años durante los que se comercializó el Seat 124 –entre 1968 y 1981–, fueron muchos los modelos y versiones que surgieron. Además, un año después de su nacimiento aparece el Seat 1430, modelo de gran relación y dependencia con el 124, ya que compartían plataforma, carrocería y mecánica. Curiosamente, ambos vehículos fueron elegidos “Coche del Año” en España: en 1968 se le otorgó al 124, en 1969 al 1430 y, en 1970, también para la versión exclusiva 124 Sport Coupé 1600.

El Seat 124 estaba disponible desde 144.432 pesetas (con impuestos), mientras que el mítico 600 costaba 74.592 pesetas (con impuestos). Teniendo en cuenta que, según la prensa de la época, el salario medio en España durante el año 1968 era de 70.709,83 pesetas, el SEAT 124 se convirtió en la cómoda y moderna berlina familiar de producción nacional, con el que la sociedad española  aumenta su convencimiento de pertenencia a la clase media europea que tanto se deseaba.

Seat