Salones

- Rafa J. Cid

Renault sorprende en Ginebra con un Clio más radical

El RS Trophy entrega 220 CV y cuenta con reglajes más deportivos.

La llegada de la edición limitada Renault Clio RS 220 RDC Trophy, con 220 CV a 6.250 rpm y una amortiguación retocada, sacia a los aficionados que buscan sensaciones y agilidad máximas. La nueva cifra de potencia es fruto del cambio de turbo, de

modificaciones en la admisión, de la nueva gestión electrónica del motor y de una nueva línea de escape. Además, el par motor sube 20 Nm para alcanzar los 260, que pueden ser hasta 280 en 4ª y 5ª marchas.

En cuanto a la caja de cambios, se mantiene la de doble embrague EDC, aunque ahora es capaz de realizar los cambios hasta un 30% más rápido, y mantiene el sistema de Launch Control para poder realizar arrancadas perfectas.

Por el momento, las nuevas cifras de prestaciones no han sido desveladas, ni tampoco el consumo medio, que podemos establecer entorno a los 5,9 litros a los 100 –menos que la versión de la que deriva–, extraída de la cifra comunicada de emisiones, 138 gr/km.

En cuanto al chasis, los cambios son muy interesantes y van encaminados, como no, a incrementar el tacto deportivo y la agilidad. Así, los amortiguadores y los muelles son más firmes, y además estos últimos 200 mm más cortos delante y 10 mm detrás, lo que supone dejar al coche más cerca del suelo. Por otra parte, la dirección es más directa, el ratio de desmultiplicación pasa de 14,5:1 a 13,2:1, y como guinda los neumáticos son Michelin Super Sport, verdaderas lapas, en medida 205/40 R18.

El Clio RS Trophy ha sido presentado la pasada semana en el Salón de Ginebra, y allí pudimos verlo con el nuevo color blanco mate exclusivo de esta versión. Las llantas, con detalles en negro, también son únicamente suyas, como los logos Trophy estratégicamente situados. Ya en el interior encontramos asientos deportivos en piel, volante y acabados en símil fibra de carbono. A ninguno le faltará tampoco una placa con el número de la unidad de la edición limitada.