Coches

- Rafa J. Cid

Probamos el Cayman GT4 en el Circuito de Portimao

Con motor, amortiguación y frenos del 911, el GT4 se consolida como el Cayman más fiero, un coche cercano a la competición. Hemos sido el único medio español en subirnos a sus mandos.

El apellido GT luce ya en la trasera de los Cayman, GT4 para más señas. Para Porsche, esas siglas suponen un plus de deportividad extra que lo acerca a los modelos de competición, aunque guarda la docilidad suficiente para ser utilizado a diario con confort suficiente y lujo sobrado. Pero su mejor contexto son los circuitos y los tramos de montaña.

Y ha entrado en ese selecto club por la puerta grande: con el motor, la suspensión delantera y los frenos de su hermano mayor, el mítico 911. El primero entrega 385 CV, que le acercan a los 300 km/h y le catapultan de cero a cien en 4,4 segundos.

El próximo martes te contamos en AUTOhebdo SPORT porqué el Cayman GT4 es... el 911 perfecto.