Al volante

- Kevin Muñoz

Probamos el nuevo Audi RS Q8: simplemente brutal

El nuevo miembro de la familia RS del fabricante alemán no tiene nada que envidiarle a sus hermanos deportivos con 600 cv bajo el capó. Llega al mercado español a principios de 2020 y con el récord de Nürburgring bajo el brazo.

Si buscásemos encontrar el equilibrio para encajar las prestaciones de un súper deportivo con la comodidad de un familiar, seguro que el resultado definitivo sería algo muy cercano al nuevo Audi RS Q8. Una auténtica bestia parda capaz de reinar entre la jauría de súper SUV que campan a sus anchas en el actual mercado automotriz.

Audi nos citó en Tenerife para poder probar por primera vez el nuevo buque insignia de la familia RS. Con 600 cv de potencia bajo el capó, nos volvemos a encontrar con el utilizado V8 4.0 TFSI biturbo que la marca de los cuatro aros ya ha montado en otros modelos de su gama.

El interior es típico Audi, vanguardista y con clase. | Audi

Sus 800 Nm de par, que se notan en todo momento dando gran versatilidad al motor en todo tipo de situaciones, le permite acelerar de 0 a 100 en tan sólo 3,8 segundos. A ello se le añade el también conocido cylinder-on-demand de Audi, un sistema capaz de desactivar toda una bancada de cilindros cuando el vehículo rueda a ritmo sosegado, mejorando así los consumos.

Un súper deportivo disfrazado de SUV
Si algo se nota a la hora de sumar kilómetros al volante de este coche es que siempre tiene una buena dosis de tracción. Ni su longitud, ni su peso, ni su altura le condicionan en exceso en tramos revirados. Ahí tiene un papel fundamental, entre otros, la tracción permanente Quattro, que distribuye a la perfección la potencia y evita que el subviraje sea una constante.

El cambio tiptronic de ocho velocidades también ayuda a la dosificación del poder latente que guarda en su interior esta bestia con aros y en ningún momento le resta la sensación de deportividad que desde el primer momento buscó Audi para el rival directo del Lamborghini Urus o el Maserati Levante.

Dinámicamente, el nuevo RS Q8 es más que sorprendente. | Audi

A la tracción total se le suma un sublime diferencial deportivo, clave en el buen hacer en las curvas de este bólido que parece no conocer las leyes básicas de la física. Una de las novedades interesantes de este modelo es la opción de contar con dos modos completamente independientes de conducción deportiva. Se puede elegir entre RS1 y RS2, y dentro de cada uno podemos adaptar nuestras necesidades y estilo de pilotaje para que el coche se adapte a nuestros gustos.

Imagen de tipo duro
Si dinámicamente este RS Q8 enamora, por fuera su remarcado carácter no hace más que brillar. Líneas tensas y musculosas con descarados toques deportivos en la parrilla frontal y en la parte trasera, así como pasos de rueda mayores.

Las unidades que probamos en los aledaños de Adeje (Tenerife) montaban las tremendas llantas opcionales de 23’’ -las de serie son de 22’’-, las más grandes que ha utilizado Audi en toda su historia. Dentro de ellas se perciben otro extra, los recomendados discos carbocerámicos, infatigables con sus 440 mm de diámetro en el eje delantero y 370 mm en el trasero con pinzas de diez pistones.

Las espectaculares llantas de 23'' son opcionales, de serie monta unas de 22''. | sagmeister_potography

Tras probar durante dos días esta maravilla uno queda gratamente sorprendido por lo que los ingenieros de Audi Sport han logrado concretar. Con consumos, eso sí, superiores a los 16 litros -por carreteras de montaña- a los 100 km, el RS Q8 no puede esconder de qué tan ilustre familia proviene, así como los 155.700 euros con los que se partirá de base a la hora de comprarlo a partir del próximo mes de enero.