Coches

- Javier Arenas

Primeras impresiones: Audi TT

Al Audi TT (Mk3) hay que mirarlo de forma minuciosa para ir descubriendo todas las novedades que trae, aunque algunas son más evidentes que otras. No destaca en diseño, y no porque no haya roto con la anterior generación, sino porque prácticamente mantiene las mismas cotas, aunque ahora se construye en la plataforma modular transversal (MQB) del Grupo Volkswagen. Tiene una batalla mayor, eso sí, y algo más de capacidad en el maletero.

De momento, está disponible con el motor 2.0 TDI de 184 CV y con el 2.0 TFSI de 230 CV, el mismo que monta el VW Golf GTI con el 'Pack Performance', con el que se mueve perfectamente y no acusa un consumo alto. Vale perfectamente para utilizarlo a diario y para divertirse en trazados con curvas. En enero llegará el TTS, con la misma mecánica que el anterior pero con una cifra de potencia de 310 CV, la más alta hasta ahora de este bloque en cualquier modelo del Grupo VW.

Audi ha basado la construcción del nuevo TT en cuatro pilares: 1) reducción del peso, 2) motores más potentes y eficientes, 3) tracción quattro evolucionada y 4) manejo intuitivo de los mandos y cockpit virtual. Esto último (Audi virtual cockpit) quizá constituya una de las mayores evoluciones, por el paso de lo analógico a lo digital, y porque poco a poco lo iremos viendo en el resto de modelos de la marca alemana.

Su manejo es más o menos sencillo y está estudiado de forma que no deslumbra ni se reduce su visión a pesar de que la luz pueda incidir directamente en el cuadro. Mediante un sencillo botón en el volante ('view'), se puede cambiar el tamaño de los relojes para ampliar el tamaño del mapa de navegación, y viceversa. En el caso del TTS, además, existe una tercera posibilidad que consiste en un reloj central cuentarrevoluciones con el velocímetro en el centro, muy deportivo y en línea con la generación de videojuegos tipo Gran Turismo.

Turbo, electrónica y escape son los tres puntos que se han tocado para obtener los 310 CV de potencia en el TTS. No es una cifra récord porque ya han conseguido superar los 400 CV con el motor de dos litros TFSI en el Audi TT quattro Sport Concept, pero sí lo es, probablemente, en un modelo de serie. Al menos en Audi nos han confirmado que el próximo TT RS no va a llevar este motor "porque es demasiado arriesgado estirarlo tanto". En cualquier caso, el TTS –con caja de cambio manual o automática S tronic, ambas de 6 velocidades– es un coche fácil, muy fácil de llevar y, a la vez, deportivo en grado sumo.

Lee la prueba completa del Audi TTS en el Circuito de Ascari (Málaga) en el próximo número (1.497, 16 de septiembre) de la revista AUTOhebdo SPORT.