Coches

- Rafa J. Cid

Primer restyling para el Audi A7 Sportback

La gran berlina deportiva de la firma de los aros se remoza y reestructura su gama de motores.

En el actual mercado automovilístico, el ciclo de vida de los coches suele ser de ocho años, tiempo tras el que suelen renovarse por complemeto. Pero antes, a los cuatro años de edad, suelen modificar su aspecto y presentar mejoras para actualizarse. Este es el caso del A7 Sportback, lanzado al mercado en 2010 y que ahora vuelve con novedades.

Estéticamente, su “cara” cambia gracias a la nueva parrilla, paragolpes, salidas de escape y faros tipo Led. Opcionalmente están disponibles los MatrixLed que estrenó el A8, compuestos por 25 diodos de luz cada uno que asociados al sistema de visión nocturna y al navegador, pueden adaptar el haz de luz automáticamente según las circunstancias sin deslumbrar a los conductores que vienen de frente. Mientras, en el interior hay nuevos recubrimientos de cuero y madera de nogal.

El nuevo A7 Sportback se ofrece con cinco motores: dos de gasolina y tres diésel con potencias que oscilan entre los 218 CV y 333 CV. Entre los gasolina, el 2.0 TFSI V6 de 252 CV sustituye al anterior 2.8 FSI V6 de 204 CV, el 3.0 TSI ha pasa de 310 a 333 caballos, y que el S7 mantiene el motor V8 FSI pero con 30 CV más para alcanzar los 450. En el apartado diésel, las nuevas versiones rinden 218, 272 y 320 CV. Según versiones, están disponibles cajas de cambio manuales, automáticas y automáticas de doble embrague.

El A7 cuenta con un potente sistema de entretenimiento con procesador gráfico Nvidia, conexión a Internet y, de serie, suspensión neumática de dureza variable.