Coches

- Rafa J. Cid

Porsche reinventa el 911 Targa con mecanismo automático

La nueva versión 991 recupera el techo escamoteable por completo, como el original de 1966, pero ahora de manera totalmente automática.

Cuando me casé, hace 13 años, acudí a la iglesia con un Porsche 911 Targa de 1972 que un buen amigo me prestó para la ocasión. Subvirador, sobrevirador... y altamente eficaz. Una delicia que me "obligó" a dar un rodeo antes de llegar a mi destino.

El techo de aquel 911 era un rectángulo extraíble que dejaba libre el hueco entre los pilares A y B. Existieron antes otros techos tipo Targa, pero desde la llegada del Porsche, todos pasaron a llamarse popularmente así. Popularmente porque solo la firma alemana posee los derechos de este nombre, inspirado en la mítica carrera italiana Targa Florio.

El nuevo 911 Targa saldrá a la venta en mayo desde 126.000 euros, un precio muy similar al de las versiones cabrio. Su estilo recuerda muy mucho al de aquel que me llevó al –por ahora– eterno compromiso, pero con una gran diferencia.

Porsche Targa original. |

El techo puede quitarse, sí, pero ahora no hay que hacerlo manualmente sino que, como si de un cabrio se tratase, un sistema automático lo hace por nosotros, levantando primero la amplia luneta trasera por completo e introduciendo el citado techo debajo, tras lo que el cristal baja de nuevo. En este video puedes verlo en acción.

Se diferencia así de forma clara de las versiones 911 Targa 996 y 997, que contaban con arcos laterales fijos que hacían del techo Targa algo similar a un techo corredizo un poco más amplio de lo normal, que no llegaba a desaparecer, solo se retrasaba para dejarnos ver el cielo.

Gracias a su configuración, el 911 Targa tiene la excelencia dinámica de los coupés y la magia de los cabrios: al mantener intacto el pilar B, la rigidez torsionalse acerca a la del 911 Coupé, y las de ambos, a su vez, son muy superiores a las del cabrio, algo que incide positivamente en el dinamismo.

La luneta trasera se levanta automáticamente para esconder el techo. |

Aun así, en cifras, el nuevo 911 Targa es ligerísimamente más lento que el 911 Coupé: aunque no ha requerido los refuerzos de los cabrios, su complejo mecanismo del techo añade peso extra.

En el momento de su lanzamiento estarán presentes las versiones Targa 4 y Targa 4S, ambas armadas con tracción total, la primera de 3.4 litros y 350 CV, la segunda con 3.8 litros y 400 CV. Sus prestaciones se resumen en pasos de cero a cien de 4,8 y 4,4 segundos respectivamente, y velocidades máximas de 282 y 296 km/h. Dos fieras de cuidado. En lo que a consumos se refiere, las cifras medias van de los 4,2 a los 10 litros a los cien.