Coches

- Rafael J. Cid

El Porsche 911 Turbo vuelve con "bang-bang"

Alcanza los 580 CV en versión S y será presentado en enero en el Salón de Detroit tanto en versiónes coupé como cabrio.

Si ahora todos los 911 son sobrealimentados... ¿como llamarán al próximo 911 Turbo? Como cada nuevo lanzamiento de la firma de Stuttgart, la renovación del 911 ha dado que hablar. Y Porsche ha respondido aquella pregunta con la llegada del 911 Turbo y Turbo S: Sí, por vez primera en la longeva historia del este modelo todas las versiones son sobrealimentadas, pero la denominación Turbo será solo asignada a los más potentes, los Turbo de 540 CV y Turbo S de 580 CV.

Ambos conservan el motor 3.8 bóxer –mientras sus hermanos pequeños han cambiado al 3.0–, e incrementan la potencia en 20 CV frente a sus predecesores gracias a cambios en la culata, inyectores y, en el caso del S, nuevos turbos y compresores mayores. Y una interesante novedad es la incorporación en los mismos de la función "dinámica de sobrepropulsión", que logra lo que buscan los sistemas bang-bang de competición: al soltar el pedal del acelerador mantiene la válvula abierta para que el turbo siga girando, pero cortando la inyección de gasolina, y con ello, cuando se requiere una nueva aceleración, está perfectamente dispuesto para actuar sin retardo.

En resumen, el Turbo S acelera de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y su velocidad máxima, de 330 km/h, es doce kilómetros por hora más alta que antes. El 911 Turbo alcanza los 100 km/h saliendo de parado en 3,0 segundos y su velocidad máxima es de 320 km/h, cinco más que el modelo previo. Mientras, su consumo ronda los 9,1 l/100 km, cifras que representan 0,6 litros menos cada 100 kilómetros que sus predecesores.

Los 911 Turbo se distinguen por retoques propios capitaneados por las tomas de aire laterales para refrigerar el motor, defensas o llantas de 20 pulgadas monotuerca. La gama Turbo está disponible desde 200.800 euros.