Coches

- Juan Manuel García Rubio

Porsche 911 Turbo: Evolución total

Más tecnológico que nunca, el Porsche 911 celebra su 40º Aniversario con una nueva y espectacular generación. ¡Nosotros ya lo hemos probado!

El 911 Turbo llega ahora hasta los 520 caballos de potencia, pero es que la versión más potente, la de apellido "S", se sitúa en 560 CV. Por si eso fuera poco, cuenta con un cambio de marchas PDK mejorado hasta incorporar lo que la marca denomina “marchas intermedias virtuales”, así como un sistema de aerodinámica adaptativa que incluye un alerón trasero regulable y uno delantero que se infla (entre los dos proporcionan hasta 132 kg de fuerza hacia el suelo a 300 km/h). A ello hay que sumar un tren trasero direccional y una tracción total mejorada. En conjunto, Porsche ha conseguido que las prestaciones de este coche sean de infarto, pero a la vez uno de los modelos más fácilmente conducibles de la historia del 911 Turbo, como hemos podido comprobar en vivo y en directo.

El 911 Turbo acelera de 0 a 100 km/h en solo 3,4 segundos, aunque si se opta por el paquete Sport Chrono, que es opcional, se puede llegar a rebajar esa cifra hasta los 3,2”. Entre otras cosas, ese paquete opcional incluye la función Overboost, que eleva el par de esta versión de los 660 Nm desde 1.950 rpm y hasta 5.000 a 710 Nm desde 2.100 vueltas y hasta 4.250. En su "hermano mayor", el Turbo S, dicha función es de serie, y por tanto, junto a la mayor potencia de su motor, la aceleración es de 3,1”. Eso le sitúa solo un 1 segundo más lento que el mismísimo Porsche 918 Spyder, que tiene más de 700 caballos.

Como de cifras va la cosa, el 911 Turbo ha conseguido en el circuito largo de Nurburgring unos registros alucinantes: con los 520 caballos del modelo normal ha logrado marcar un tiempo de solo 7,34”, mientras que el S ha hecho lo propio en 7,24 con toda la aerodinámica desplegada y ruedas especiales.

El 911 Turbo pesa 1.595 kilos, mientras que el Turbo S se queda en solo 1.605 kg. Monta ruedas de dimensiones 245/35 ZR 20 delante y 305/30 ZR 20 detrás, aunque el S tiene media pulgada más de ancho de garganta. Los frenos, por su parte, son carbocerámicos en el Turbo S sin coste alguno; monta discos de 410 mm de diámetro y 36 de grosor delante, y 390 mm y 32 mm detrás. En el Turbo "a secas" esas medidas se quedan 380 mm de diámetro y 34 de grosor delante y 380 y 30 mm en el eje posterior.

El 911 Turbo cuesta 186.093 euros y el Turbo S la cifra se eleva hasta los 223.967 euros.

Más información y las sensaciones de conducción las puedes encontrar en la revista que sale el próximo martes 27 de agosto en los quioscos. ¡No te lo pierdas!