Novedad

- Rafa J. Cid

Porsche 911 R: sólo para puristas

El 911 R –de Racing– es quizá el Porsche que con más fidelidad cumple los anhelos de los más acérrimos seguidores de la firma de Stuttgart: toma como base al GT3, añade el motor atmosférico del GT3 RS con 500 caballos, baja el peso para convertirse en el 911 más ligero y monta caja manual. ¡Aleluya!

Estéticamente, el 911 R estrena difusor trasero y prescinde de la estética agresiva del GT3 RS y su gigantesco alerón fijo, a pesar de llevar su motor. La clave de este 5.0 bóxer 4.0 de seis cilindros opuestos es que sigue siendo atmosférico, algo que empieza a ser una rareza porque las leyes anticontaminación se los están cargando. Entrega la friolera de 500 CV y es capaz de catapultar al R a los 323 km/h, –más que el GT3 RS probablemente por la aerodinámica–, y resuelve el paso de cero a cien en 3,8 segundos.

El plus de “pureza” radica en que este bloque ha sido asociado a una caja de cambios manual de seis marchas, algo importante pues algunos se habían echado las manos a la cabeza cuando supieron que GT3 y GT3 RS iban a ser ofrecidos exclusivamente con caja PDK automática de doble embrague. Como no podía ser de otra manera, toda la fuerza es entregada a las ruedas traseras.

Si los GT3 ya se conocen porque son más ligeros que los demás 911, el R ha ido más allá que ningún otro y monta capó y aletas de carbono, techo de magnesio, el parabrisas trasero y las ventanillas laterales son de plástico, se han reducido elementos aislantes, suprimido los asientos traseros y el sistema de climatización y de audio son opcionales. Con ello, la rebaja en kilos ronda los 50, dejando el resultado final en 1.445.

Frenos carbonocerámicos, autobloncante trasero o llantas monotuerca son otras de sus perlas. Ya está a la venta, llegará en mayo, y su precio ronda los 217.400 euros.