Coches

- Rafa J. Cid

El Porsche 911, en escultura

La firma alemana ha situado en la entrada al Museo Porsche una obra artística basada en su deportivo por antonomasia.

El corazón de Porsche late en Zuffenhausen, cerca de Stuttgart: fue aquí donde el primer 911 salió de la línea de montaje en 1963, donde está su fábrica, donde se ubica el todavía reciente Museo Porsche. Inspirándose en su herencia, el artista británico Gerry Judah ha creado una gran escultura que ya preside la entrada al citado museo, en la Porscheplatz.

Consiste en tres pilares que suben a una altura de 24 metros y que están coronados por sendos Porsche 911 en sus extremos, y que nos ha recordado a las que todos los años, con diferentes motivos, se instalan en el Goodwood Festival of Speed. Los vehículos corresponden a diferentes generaciones del 911, como homenaje a la historia de este automóvil clásico.