Coches

- Redacción

¡Pon un M8 en tu vida!

La marca alemana ha puesto en fase de producción al BMW M8, después de las últimas pruebas efectuadas con el modelo de competición.

Del circuito a la carretera: el nuevo BMW M8 Coupé está tomando la última curva en camino a la producción en serie. BMW M GmbH ha estado finalizando la puesta a punto un prototipo camuflado de su próximo buque insignia en el circuito de competición de Estoril en Portugal.

Los planos provistos por el BMW Serie 8 Coupé formaron la base ideal sobre la cual construir el nuevo BMW M8. El BMW Serie 8 Coupé tiene todos los ingredientes correctos, en términos de minimización de peso, centro de gravedad, distribución de peso, distancia entre ejes, ancho de vía, rigidez del chasis y de la carrocería, para brindar un manejo centrado en una dinámica lateral y longitudinal soberbia.

Los ingenieros de BMW M GmbH trabajaron para que el nuevo BMW M8 cuente con los rasgos distintivos de desempeño de un modelo BMW M.

La dirección electromecánica M Servotronic también desempeña un papel importante al otorgarle al BMW M8 una maniobrabilidad extremadamente precisa, incluso cuando se lleva al límite en la pista.

Además de su peso minimizado, los frenos de compuesto M equipados de serie en el nuevo BMW M8 también son extremadamente cómodos de usar. Los frenos opcionales carbono-cerámicos M se distinguen por su potencia de frenado aún mayor, su resistencia superior al fading, su estabilidad térmica insuperable y su extraordinaria capacidad para defenderse del desgaste.

Tanto las llantas de aleación lígera M de serie de 19 pulgadas para el nuevo BMW M8, como sus contrapartes opcionales de 20 pulgadas, están equipados con neumáticos de tamaño mixto de ultra alto desempeño. Esto significa que las fuerzas de giro extremadamente altas se pueden convertir en un progreso extraordinariamente dinámico a través de giros y vueltas.

La última encarnación del motor V8 desarrollado por BMW está a la altura en cuanto a potencia se refiere. La unidad de altas revoluciones utiliza la tecnología M TwinPower Turbo para desarrollar una potencia máxima de 440 kW / 600 CV. Un sistema de escape controlado por válvulas presta una voz extra a la salida de sonido altamente distintiva del V8.

El motor V8 responde en un instante a las indicaciones de su conductor y despliega su poder a lo largo de una curva lineal en los alcances superiores del rango de revoluciones a través de una transmisión M Steptronic de ocho velocidades. La potencia del motor se envía al suelo a través del sistema M xDrive presentado por primera vez en el BMW M5, completo con una configuración orientada hacia la agilidad y orientada hacia el eje trasero.